jueves, 18 de junio de 2020

El enigma de la habitación 622, de Joël Dicker






El enigma de la habitación 622
de Joël Dicker

Jesús Guerra

Los primeros días de este mes, Alfaguara publicó, en e-book, la más reciente novela de Joël Dicker —el famoso escritor suizo, nacido en 1985, autor del súper célebre thriller La verdad sobre el caso Harry Quebert—, llamada El enigma de la habitación 622, y la publicó casi de manera simultánea con la edición francesa de Éditions de Fallois, que apareció a fines de mayo pasado. La edición impresa de Alfaguara estará en librerías a fines de este mes.

Ningún autor es del todo consistente en su calidad, eso lo sabemos bien, sin embargo, el caso de Joël Dicker es algo extraño en este sentido. La calidad de sus novelas ha ido disminuyendo, aunque esto es discutible pues muchos de sus fans no piensan lo mismo. Su primera novela no la he leído aún (Los primeros días de nuestros padres), pero la obra que lo lanzó a la fama, la ya mencionada La verdad sobre el caso de Harry Quebert, publicada cuando Dicker tenía 28 años, es verdaderamente extraordinaria, tanto en su argumento, como en su estructura, en sus personajes y en la calidad de su escritura. Su novela siguiente, El libro de los Baltimore, no es propiamente un thriller, aunque sí tiene secretos y suspenso, es más bien un drama familiar, de la familia de Marcus Goldman, el personaje-escritor que narra el libro y narró también la novela de Harry Quebert. Decepcionó a algunos lectores por no ser un thriller, pero el libro, me parece, es estupendo, aunque quizá no sea tan bueno como el anterior. Con su siguiente novela, La desaparición de Stephanie Mailer, Dicker volvió al thriller, y otra vez, al igual que sus dos libros anteriores, se desarrolla en los Estados Unidos, con personajes estadounidenses, pero en este caso el escritor-narrador Goldman ya no apareció. La novela está narrada por varios personajes. Es un thriller muy entretenido, muy interesante, y para mi gusto muy bien estructurado, aunque, en efecto, no tiene la calidad de Harry Quebert.

En El enigma de la habitación 622, el autor escribe de nuevo un thriller mezclado con diversos dramas familiares, pero cambia de escenario, ahora se desarrolla en su propio país, Suiza, específicamente en Ginebra y en un pueblo de los Alpes llamado Verbier; y utiliza también un personaje-escritor que narra la historia: él mismo, Joël Dicker o, si prefieren, su versión literaria.

Edición francesa

Joël Dicker trabaja en su departamento de Ginebra en un libro sobre su recién fallecido editor, amigo y mentor Bernard de Fallois, pero por esos días conoce a una vecina del edificio, Sloane, comienzan una relación que no funciona y decide irse a pasar 15 días a un conocido hotel de lujo de los Alpes, a hora y media de Ginebra en carro, el famoso Palace de Verbier. Le dan la suite 623. Y pronto entabla amistad con su vecina de habitación, una inglesa llamada Scarlett, que está alojada en el cuarto 621 bis, que está entre el 623 y el 621. Les llama poderosamente la atención por qué no existe la habitación 622 y van a preguntar a la administración. Les dan una respuesta cualquiera, que no los convence, y deciden investigar el asunto. Así, en un libro comprado por Scarlett en el pueblo cercano al hotel, encuentran que sí existía esa habitación, y luego, revisando los archivos de un periódico local, descubren que hace años hubo un asesinato en la habitación 622. Un asesinato del que nunca logró la policía descubrir al culpable.

Así inicia esta obra. De entrada, no se sabe quién fue el asesino, pero tampoco quién fue la víctima, y para saber esto último se tiene que leer hasta la mitad de la novela y para saber lo primero hasta las últimas páginas. Como ya es una costumbre, o el estilo estructural («la receta», dirán algunos) de Dicker, la historia es contada a través de tres tramas paralelas en tres momentos diferentes, aunque todas, finalmente, son parte de la misma. Uno: Dicker cuenta lo que sucede en el presente (2018), mientras Scarlett y él realizan la investigación y, al mismo tiempo, Dicker va escribiendo la historia (y aquí intercala, en conversaciones con Scarlett, su homenaje a su amigo, el editor Bernard de Fallois, homenaje que, a pesar de estar un tanto metido con calzador, es interesante en sí mismo y muy emotivo). Dos: luego está el tiempo del crimen (desde meses antes hasta meses después) y Tres: lo sucedido en una fecha muy significativa 15 años antes del crimen (también, desde meses antes hasta meses después de esa fecha).

En realidad, se trata del pasado de los personajes 15 años antes del asesinato, en una fecha particular y por motivos especiales, que de alguna manera pone las cosas en marcha para que después suceda lo que sucedió. Luego, en otra fecha especial, la realización de un asesinato y sus consecuencias. Y el presente en el que el escritor investiga lo sucedido y nos lo cuenta.

Como ya se ha dicho de sus obras, se trata de un mecanismo de relojería (obviamente suizo), de una precisión asombrosa, sumamente eficaz, que nos mantiene leyendo para saber qué sigue. Por supuesto, el camino está lleno de giros y vueltas de tuerca inesperados. Lo primero que uno piensa de este argumento es que es inverosímil. Y es cierto. Pero eso, a fin de cuentas, a mí no me molesta demasiado (hay una enorme cantidad de películas y novelas que son inverosímiles y que de todas maneras disfrutamos muchísimo). Pero sí es cierto que si lo contado está en el ámbito de lo increíble, la novela, por realista que sea su ambientación, pasa a otro nivel, por lo menos mental, y se convierte en una especie de juego, pues tampoco es una obra del género fantástico.
 
Edición en catalán

Entonces, para quedar claros, a mí esta historia, con todo y que me parece increíble, me gusta, y me gusta la estructura utilizada para contarla, aunque también es cierto que los saltos de una trama a la otra son tantos que por momentos la novela marea. No tiene el nivel de equilibrio de Harry Quebert, obviamente.

En cambio, lo que no me gustó de esta obra es su escritura. Me parece plana, a veces hueca, tanto que por momentos parece que el autor cuenta, de manera muy simple, lo que será su novela en lugar de narrarnos la novela. Y los diálogos son, en general, muy malos. Al grado de que uno se pregunta en ciertas secciones de la novela si no se tratará en realidad de una comedia, una comedia que no es lo suficientemente graciosa y por eso nos damos cuenta tan tarde. Ahora bien, si a final de cuentas uno decide que esta obra es en realidad un juego, el hecho de que tenga secciones en un aparente tono de comedia tiene sentido, pero los lectores nos sentimos un tanto ofendidos por habernos dejado afuera del conocimiento oportuno de este detalle.

Y el otro gran problema es que todos los personajes hablan igual. Están, en general, bien trazados, aunque no desarrollados a profundidad. Sin embargo, entendemos bien las características de los personajes principales (que son bastantes), pero todos hablan igual, lo cual no es lógico. En un principio pensé que podría ser un problema de la traducción (no necesariamente porque sea una mala traducción sino porque a veces es muy difícil o imposible recrear en otra lengua características específicas del habla de un personaje), pero al revisar en Internet encontré que muchos lectores de lengua francesa se quejan de lo mismo.

Me parece, pues, que El enigma de la habitación 622 es la peor de las novelas de Dicker hasta el momento, o si prefieren, «la menos buena» (aunque estoy convencido de que alguno de los próximos libros del autor nos sorprenderá de nuevo en el futuro por su gran calidad en todos los rubros). Es la que menos he disfrutado en términos de lenguaje, incluso me llegó a molestar en algunos pasajes, sin embargo, en ningún momento pensé en dejar de leerla, porque su argumento me gusta (aunque sí creo que le sobran páginas). Ahora bien, si esta novela es un juego, tal vez sea el último homenaje posible de Joël Dicker a Bernard de Fallois: mostrarnos cómo le hace falta a un novelista, y a Dicker en particular en esta novela, la guía de un editor genial.

. . . . . . . . . . . . . . .

El enigma de la habitación 622. Joël Dicker. Traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego. Alfaguara, colección Narrativa Internacional [1a. ed., junio 2020]. 624 págs. [Estará en librerías el 25 de junio. La edición digital se publicó a principios de junio 2020.]

. . . . .

Te puede interesar













domingo, 7 de junio de 2020

Agua por todas partes, de Leonardo Padura






Agua por todas partes
Leonardo Padura

Jesús Guerra

Agua por todas partes es un libro de ensayos del escritor cubano Leonardo Padura, autor de las conocidas y, algunas de ellas, premiadas novelas policiacas de Mario Conde. El libro está dividido en tres partes: la primera se llama «La maldita circunstancia del agua por todas partes», tomado de un verso del poeta y dramaturgo Virgilio Piñeira; la segunda lleva por título «¿Para qué se escribe una novela?», y la tercera: «Vocación y posibilidad». El volumen está precedido por un texto introductorio titulado: «Desproporción, singularidad y escritura», y cada una de las tres partes contiene su propio texto introductorio, sin título.

La primera parte contiene siete ensayos: «La ciudad y el escritor», «El reguetón de La Habana», «La maldita circunstancia del agua por todas partes», «La generación que soñó con el futuro», «Soñar en cubano: crónica en nueve innings», «Fotos de Cuba» y «Yo quisiera ser Paul Auster».

La segunda parte está formada por cinco ensayos: «El soplo divino: crear un personaje», «La novela que no se escribió. Apostillas a El hombre que amaba a los perros», «La libertad como herejía», «La novela de su vida. José María Heredia o la elección de la patria» y «¿Para qué se escribe una novela?»

Y la tercera parte tiene cuatro ensayos: «Cuba y la literatura: vocación y posibilidad», «Revolución, utopía y libertad en El siglo de las luces», «Virgilio Piñeira: historia de una salación» y, finalmente, «La Habana nuestra de cada día».

Los ensayos incluidos fueron escritos, según las fechas que aparecen al final de cada texto, entre 2001 y 2018 —algunos de ellos fueron escritos en 2013 y reescritos o retocados en 2018— pero no aparecen en el libro en orden cronológico sino temático; así, la primera parte trata sobre Cuba y el significado de la cubanía, el sentido de pertenencia y la insularidad. La segunda trata sobre la literatura del autor, y la tercera sobre la literatura de otros autores cubanos.

En la primera parte, «La maldita circunstancia del agua por todas partes», el autor se «queja», digámoslo así, aunque evidentemente entiende el motivo, de que cada vez que lo entrevistan periodistas extranjeros le preguntan por qué decidió quedarse a vivir en Cuba (teniendo en cuenta que tiene, también, la ciudadanía española y que es un autor conocido, que publica en diversos países, y está traducido a múltiples lenguas). Su respuesta final se encuentra en estos ensayos y básicamente es la misma que la que da su personaje de la cinta Regreso a Ítaca (Laurent Cantet, 2014, con guion de Padura), quiere vivir en Cuba porque es su país, claro que la respuesta de Padura es más compleja pues, como escritor, escribe en cubano, escribe sobre Cuba y sus personajes son cubanos y necesita nutrirse, vivir esa realidad. Vive en Cuba porque es cubano. Y, para esto, nos explica lo que para él es el sentido de pertenencia, y cómo, otros escritores que salieron de su país en realidad nunca lo hicieron, como, entre muchos otros, Guillermo Cabrera Infante y Reynaldo Arenas, pues toda la narrativa que escribieron en el exilio se desarrolla en Cuba.

Pero en esta sección también escribe sobre lo que significa para él, lo que ha significado para otros escritores cubanos y lo que, hasta donde entiende, significa para cualquier cubano el hecho de vivir en una isla, es decir, rodeado de agua por todas partes. Nos habla de la música cubana, del dominio actual del reguetón, de beisbol —hasta hace relativamente poco «el deporte nacional»— y su paulatina desaparición ante el futbol, nos habla del peso de la Historia (con mayúscula) en la vida cotidiana de los habitantes de la isla y de cómo su generación, la de los nacidos a mediados de los años 50, ha sido, quizá, la gran perdedora en las seis décadas de la implantación del socialismo en Cuba. Padura escribe, por supuesto, de La Habana, de su Habana, de los años 60 para acá, y en particular de su barrio, Mantilla, en donde nació y ha vivido toda su vida, y de lo que para él significa escribir sobre esa ciudad y sus habitantes. Y escribe sobre el verbo fundamental para el día a día de los habitantes de Cuba: resolver (equivalente, más o menos a «inventar cómo sobrevivir hoy», o esta semana, o este mes), aunque, al mismo tiempo y sin que nadie pueda explicarlo del todo, nadie se muere de hambre en Cuba.

En la segunda parte, «¿Para qué se escribe una novela?», el autor explica cómo creó a su personaje más conocido: Mario Conde, que interviene en nueve de sus libros (15 de ellos son los más fáciles de conseguir pues se encuentran publicados por Tusquets Editores). Escribe sobre las circunstancias que lo llevaron a escribir «El hombre que amaba a los perros», la novela sobre el asesino de Trotsky, un ensayo de casi 50 páginas que es casi la novela que está detrás de la novela, y lo mismo hace con respecto a su novela «Herejes»; en el cuarto ensayo de esta sección escribe sobre el poeta José María Heredia, personaje central de su libro «La novela de mi vida», y el quinto ensayo, importantísimo, trata sobre una pregunta fundamental para un escritor, y para muchos lectores: «Para qué se escribe una novela».

En la tercera sección, Padura escribe sobre lo que significa ser un escritor en Cuba, con los vaivenes de las políticas culturales y cómo les fue a figuras esenciales de la literatura cubana en los períodos más duros; sigue un ensayo sobre la novela de Carpentier «El siglo de las luces»; luego nos cuenta la vida trágica del poeta, dramaturgo y narrador Virgilio Piñeira, y termina el libro con una panorámica de la novelística cubana a través de su historia, más bien centrada en las últimas décadas.

El libro, interesantísimo, está escrito con mucha claridad, y es muy orgánico, pues de alguna manera todos o casi todos los temas tratados tienen que ver con los demás, de ahí que algunos elementos que son tratados con rapidez en unos ensayos, en otros son desarrollados más extensamente. Al terminar de leerlo dan ganas de guardarlo cerca, a la vista, para poder releer pronto por lo menos algunos de los ensayos. La selección y la edición de los textos están acreditadas a su esposa, Lucía López Coll. Sin duda alguna es un libro muy recomendable para cualquier lector interesado en estos temas, fundamental para narradores, e imprescindible para los lectores de las novelas del autor.

. . . . . . . . . . . . . . .

Agua por todas partes. Leonardo Padura. Selección y edición de Lucía López Coll. Tusquets Editores, colección Andanzas (1a. ed. en España, febrero de 2019; 1a. ed. en México, agosto de 2019). 361 págs.

. . . . .

Te puede interesar:

Ligas a mis reseñas de los libros de Leonardo Padura


















 Las siguientes obras no pertenecen a la serie Mario Conde:






viernes, 29 de mayo de 2020

Naturaleza muerta, de Preston y Child





Naturaleza muerta
(Serie Pendergast 4)
de Douglas Preston y Lincoln Child

Jesús Guerra

Douglas Preston (nacido en 1956) es periodista y narrador, Lincoln Child (nacido en 1957) es editor y narrador. Ambos escriben libros en solitario, pero las novelas policiacas —que con frecuencia incluyen elementos de otros géneros, sobre todo de terror— escritas entre ambos son las más conocidas. Son muy prolíficos y, en términos generales, muy efectivos. Como todos los autores, son irregulares en calidad, y en ocasiones la resolución de las obras puede ser absurda, o de alguna manera insatisfactoria, sin embargo, son muy buenos en la creación de ambientes y situaciones misteriosas y emocionantes, así que sus libros se leen con facilidad y rapidez, manteniendo nuestra atención, obligándonos a seguir leyendo para saber qué sigue. Son las típicas novelas para leer de vacaciones en la playa (o en una cuarentena), lo cual no está nada mal: estos libros también son necesarios y se requiere talento para escribirlos, para fraguarlos, para mantenernos interesados y entretenidos durante horas.

Con el cine, sin embargo, no han tenido suerte (a diferencia, por ejemplo, se Stephen King, que casi todo lo que escribe es adaptado al cine o a la televisión, aunque no necesariamente con éxito), pues sólo se adaptó una de las novelas escritas en conjunto: The Relic (La reliquia), cuya versión fílmica se estrenó en 1997, dirigida por Peter Hyams, que es bastante mala, pero, ojo, ¡muy entretenida!

Preston y Child tienen varias series de novelas, la más extensa y, quizá, la más conocida, es la que tiene como protagonista a un agente del FBI de apellido Pendergast (de hecho, The Relic —que en un principio se publicó en español como El ídolo perdido en las ediciones posteriores lleva el título en inglés— es la primera obra en que apareció este personaje, aunque no todavía como protagonista).

Edición de Debolsillo


A continuación, la lista de las novelas del agente Pendergast (tomada de Wikipedia, en inglés y en español). Como se puede apreciar, las cuatro novelas más recientes no han sido publicadas en español todavía. Hasta donde estoy enterado, todo lo que ha aparecido en nuestro idioma de estos autores ha sido publicado por Plaza y Janés, y en Debolsillo (el año entre paréntesis es el de su publicación en inglés):

* El ídolo perdido / The Relic (The Relic) (1995)
* El relicario (Reliquary) (1997)
* Los asesinatos de Manhattan (The Cabinet of Curiosities) (2002)
* Naturaleza muerta (Still Life with Crows) (2003)
*Trilogía de Diogenes (Diogenes Trilogy):
- La mano del diablo (Brimstone) (2004)
- La danza de la muerte (Dance of Death) (2005)
- El libro de los muertos (The Book of the Dead) (2006)
* El círculo oscuro (The Wheel of Darkness) (2007)
* La danza del cementerio (Cemetery Dance) (2009)
* Trilogía de Helen (Helen Trilogy):
- Pantano de sangre (Fever Dream) (2010)
- Sangre fría (Cold Vengeance) (2011)
- Dos tumbas (Two Graves) (2012)
* Fuego Blanco (White Fire) (2013)
* El laberinto azul (Blue Labyrinth) (2014)
* Costa Maldita (Crimson Shore) (2015)
* The Obsidian Chamber (2016)
* City of Endless Night (2017)
* Verses for the Dead (2018)
* Crooked River (2020)

Naturaleza muerta (cuyo título en inglés me gusta más: Still Life with Crows, es decir «Naturaleza muerta con cuervos») es, entonces, el cuarto volumen de la serie Pendergast, así que ya tiene sus años, por lo menos en inglés, pero todos estos libros, tanto en inglés como en español, se mantienen a la venta.

En esta novela, Pendergast está de vacaciones, pero cuando se entera de que, en un pueblito de Kansas llamado Medicine Creek, fue encontrado el cuerpo mutilado de una mujer y dispuesto de manera extraña, rodeado de cuervos muertos ensartados en flechas indias del siglo XIX, decide presentarse a investigar, aunque de manera no oficial. Esta situación, por supuesto, no la ve con buenos ojos el sheriff local, el cual asume sus averiguaciones con un enfoque muy diferente al de Pendergast.


Edición de bolsillo en inglés de
Warner Books


El agente renta un cuarto en la única casa del pueblo que da asistencias y pone manos a la obra. Se da cuenta de que hay una situación económica en el lugar que parece darle la razón al sheriff, sin embargo, el agente del FBI tiene una preparación que le permite entender los eventos de manera distinta. Muy pronto empiezan a aparecer más cadáveres, todos asesinados de manera brutal, pero sin seguir un patrón definido, lo cual, aparentemente, echa por tierra la teoría de un asesino en serie. Para complicar las cosas, en el pueblo existe una leyenda de fantasmas que parte de un hecho histórico, llamada «la maldición de los 45».

El tejido de la trama es muy ingenioso y a los autores se les podría acusar de muchas cosas menos de carencia de ideas e imaginación. Pendergast (cuyo nombre completo es Aloysius Xingu Leng Pendergast) es un personaje interesantísimo. Alto, delgado pero muy fuerte (tiene entrenamiento militar), con el pelo rubio casi blanco y de una palidez enfermiza, vestido siempre de negro con trajes hechos a la medida en Italia y con zapatos hechos a mano en Londres, bebe sólo té verde de las variedades más puras y es gourmet. Debido a una herencia familiar tiene muchísimo dinero. Vive en Nueva York, donde tiene varias propiedades. Su automóvil es un Rolls-Royce de un modelo especial. Tiene varios doctorados y es extremadamente culto. Vivió un año en el Tíbet y utiliza una modalidad personal de meditación. Es políglota.

¿Vale la pena leer las novelas de Douglas Preston y Lincoln Child? ¡Por supuesto! No son obras maestras de la literatura, claro está, pero son sumamente entretenidas y muy, muy emocionantes y eficaces.

. . . . . . . . . . . . . . .

Naturaleza muerta. Douglas Preston y Lincoln Child. Traducción de Jofre Homedes Beutnagel. Plaza y Janés / Debolsillo. 480 págs.




martes, 19 de mayo de 2020

Metrolandia, de Julian Barnes





Metrolandia
de Julian Barnes

Jesús Guerra

Metrolandia (Metroland), de Julian Barnes (nacido en 1946), cumple en 2020 cuarenta años de haber sido publicada en Inglaterra, por Jonathan Cape LTD. En español, sin embargo, Anagrama (la editorial española con sede en Barcelona que ha publicado casi toda la producción de Barnes) la publicó hasta 1989, después de publicar la tercera novela del autor, El loro de Flaubert (Flaubert's Parrot, 1984 en inglés, 1986 en español), que fue la que lo lanzó a la fama internacional, y después de la cuarta novela, Mirando al sol (Staring at the Sun, 1986 en inglés, 1987 en español). En nuestro idioma, por tanto, Metrolandia cumple 31 años, y aunque oficialmente sigue en el catálogo de Anagrama, la verdad es que es difícil de conseguir. Pueden intentarlo, por supuesto, y vale la pena. Por supuesto, lo más sencillo es adquirirla en inglés como e-book.
 
Una edición en inglés
Metrolandia (publicada cuando Barnes tenía 34 años) no es la mejor novela del autor pero esto no quiere decir que no sea una espléndida novela, y ahí se encuentran ya una buena parte de los temas que recorren el resto de su producción: la distancia (mind the gap) entre la memoria y la «realidad» o la «verdad», el significado de la felicidad, la búsqueda y el cuestionamiento del amor, el cuestionamiento de la narrativa que creamos para contarnos nuestra vida, a nosotros mismos y a los demás, entre otros, y también una buena parte de las características de su literatura: humor y desencanto, claridad, una enorme inteligencia, una visión crítica de Inglaterra y de todo lo inglés, admiración y profundo conocimiento de Francia, su cultura, su literatura y su lengua, y un manejo admirable de los diálogos, entre otros.

La novela, narrada en primera persona por Chris, en orden cronológico, está dividida en tres partes: «Metrolandia (1963)», «París (1968)» y «Metrolandia II (1977)». En la primera, Chris, de unos 16 años (es decir que es de la misma generación que el autor), nos cuenta sus aventuras adolescentes junto a su amigo Toni. Ambos eran bastante cultos para su edad y manejaban bastante bien el francés; seguidores de Baudelaire y Rimbaud, con todo y su grito de guerra «Épater les bourgeois», se burlaban de todo y de todos. Eran bastante felices, pero no se daban cuenta porque, como todos los adolescentes, pensaban que su vida estaba apenas por comenzar, tan pronto terminaran de crecer, tan pronto llegaran a la juventud, tan pronto fueran autónomos y libres. Por supuesto, el sexo, las mujeres y sus misterios eran sus temas más importantes.
 
Edición de bolsillo
en francés
En la segunda parte los dos amigos se separan. Chris nos cuenta los seis importantísimos meses que pasó en París con una beca, en donde conoció, por fin, el sexo y, al parecer, el amor; y nos refiere algunos datos de su amigo, pues están en contacto por correspondencia, pero incluso en ese momento es evidente que la separación entre ambos, a los 21 años, es más mayor que sólo geográfica.

Y en la tercera, cuando Chris y Toni tienen ya 30 años, aunque en apariencia siguen siendo amigos, la distancia entre ambos es ya insalvable. Y quizá las preguntas fundamentales, ahora que su vida ya «comenzó» desde hace por lo menos 10 años, son «¿qué es la felicidad?» y, sobre todo, quizá, «¿qué significa exactamente madurar?»

Como toda la obra de Julian Barnes, Metrolandia es inteligente, divertida y extrañamente melancólica.

Hay que apuntar que existe una versión cinematográfica, basada en esta novela, llamada también Metroland, que lamentablemente nunca he podido ver. ¡Es más difícil de conseguir que la novela! Se estrenó en 1997 y tuvo críticas buenas y malas; entiendo que no debe ser una obra maestra, pero tiene actuaciones de Christian Bale como Chris, Lee Ross como Toni y Emily Watson como Marion. Aparentemente la adaptación le da más peso a la tercera parte, y muestra escenas de los otros dos momentos importantes como flashbacks. Fue escrita por Adrian Hodges y dirigida por Philip Saville. Anagrama sacó una reimpresión de la novela en esa época y utilizó el póster de la película como portada.

. . . . . . . . . . . . . . .

Metrolandia. Julian Barnes. Traducción de Enrique Juncosa. Editorial Anagrama (1a. ed., 1989). 238 págs.

. . . . . . . . . . . . . . .

Te puede interesar la reseña de otra novela de Julian Barnes:


Y también 




miércoles, 13 de mayo de 2020

La paciente silenciosa, de Alex Michaelides





La paciente silenciosa
de Alex Michaelides

Jesús Guerra
 
Edición en inglés
La paciente silenciosa fue el thriller del año 2019, aunque, por supuesto, sigue traduciéndose, extendiéndose su fama y ganando adeptos. Fue calificada como «el thriller perfecto» por A.J. Finn (autor de La mujer en la ventana) y, en términos generales, las críticas han sido muy favorables. Al anunciarla se apunta que «sedujo a Brad Pitt, quien la llevará al cine». Al leerla, lo menos que se puede decir es que la historia que cuenta está muy bien tramada. Si agregamos que llegó al puesto número uno de la lista de los libros mejor vendidos del New York Times en su primera semana y que terminó el año como el segundo libro más vendido de Amazon (Estados Unidos), quizá se les antoje más leer esta novela, y si al terminarlo concluyen que no necesariamente es el thriller perfecto, ni el libro de suspenso que más le haya gustado en la vida, tampoco podrán negar que disfrutaron el viaje.
 
Edición en catalán
Alicia Berenson es una pintora que vive en Londres con su marido, un exitoso fotógrafo de modas llamado Gabriel. Una noche, Alicia —según la evidencia encontrada— le disparó varias veces a su marido en la cabeza. Cuando la policía llegó a la casa de los Berenson, Alicia seguía ahí, de pie, muy cerca del cadáver, y no dijo ni una palabra. Alicia simplemente no volvió a hablar, ni en los interrogatorios, ni en el juicio. Algo no estaba bien. La encontraron culpable pero no la enviaron a la cárcel sino al hospital psiquiátrico, a The Grove.

El narrador de la historia es un terapeuta de nombre Theo Faber, quien siguió el caso de Alicia desde un inicio. Por fin, seis años después del asesinato, Theo consigue ser contratado por The Grove. Él quiere tratarla y piensa que puede lograr que Alicia hable, aunque sabe que la tarea no será fácil. De manera paralela a su terapia, Theo decide hacerla de investigador, para ir reconstruyendo no sólo las circunstancias del crimen sino el estado mental de Alicia, desde lo más atrás posible hasta la noche de la muerte de Gabriel. Esta investigación es la que nos permite conocer a su abogado, al hermano de Gabriel, a los parientes de Alicia, a su vecina, al dueño de la galería en donde Alicia iba a tener una gran exposición. Además de lo anterior, Theo nos cuenta algunas cosas de su propia vida: los problemas en el hospital psiquiátrico, tanto con algunos de sus colegas como con los pacientes, su relación con su mujer, su reacción ante lo que va descubriendo de la vida de Alicia.
Edición brasileña

Hay muchas cosas que no puedo mencionar para no echarles a perder su propia lectura, pero sí puedo decir que la novela es interesantísima, que su estructura es admirable, y que su escritura es tan clara que nos permite leerla con gran rapidez. Me parece muy satisfactoria y su gran éxito internacional plenamente justificado. Hay que señalar que es la primera novela de su autor, Alex Michaelides —nacido en 1977, en Chipre, hijo de padre griego y madre inglesa—, aunque ya había escrito dos guiones cinematográficos.



. . . . . . . . . . . . . . .

La paciente silenciosa. Alex Michaelides. Traducción de Laura Manero Jiménez. Alfaguara, colección Alfaguara Negra (2019). 384 págs.




sábado, 2 de mayo de 2020

La sociedad literaria Ojos de Liebre, de Pasi Ilmari Jääskeläinen





La sociedad literaria Ojos de Liebre
de Pasi Ilmari Jääskeläinen

Jesús Guerra
 
Edición finlandesa
Pasi Ilmari Jääskeläinen es un autor y maestro de literatura finlandés, nacido en 1966, que ha ganado un buen número de premios de ciencia-ficción y de literatura fantástica en su país con sus narraciones. Jääskeläinen y otros autores de Finlandia han creado lo que denominan reaalifantasia, una mezcla de realidad y fantasía, o, lo que es lo mismo, la versión nórdica del realismo mágico. Su primera novela fue publicada en 2006 (su título original, que a la mayoría de nosotros no nos dice nada es: Lumikko ja yhdeksän muuta), fue traducida al inglés como The Rabbit Back Literature Society, y al español, en 2014, como La sociedad literaria Ojos de Liebre, con una espléndida edición de Duomo Ediciones, de Barcelona, pero impresa en Italia, en su colección Nefelibata, y con una portada preciosa. En la primera solapa vienen impresas algunas líneas extraídas de críticas que ya dejaban ver que la novela prometía: «Maravillosamente bien escrita» (Sci-Fi London), «Una magnífica e ingeniosa historia donde se combina fábula y fantasía» (Sunday Telegraph), «Intrigante y con un inquietante tránsito de lo divertido al más terrorífico suspense» (The Bookbag), y la que quizá sea la mejor descripción: «Asombrosa. Una novela donde Twin Peaks se une a los hermanos Grimm» (The Telegraph).

La historia se desarrolla en un pequeño y helado pueblo de Finlandia, rodeado de bosques. El personaje central es una joven profesora sustituta de literatura, llamada Ella Amanda Milana. Un día se da cuenta de que el ejemplar de la biblioteca de la escuela de una novela de Dostoievski tiene algunos elementos argumentales cambiados. Se pregunta si se tratará de una broma del impresor y va con la directora de la biblioteca —quien además es una escritora conocida—, llamada Ingrid Gato, y le explica la situación, ésta le dice que tampoco sabe a qué se debe, pero que ya ha encontrado otros títulos así, le da las gracias y aparta el libro para dejarlo fuera de circulación.

Edición estadounidense
En ese pueblo vive una escritora de libros para niños, Laura Nieves, autora de cuentos y novelas de una serie famosa en todo el mundo llamada Criaturlandia, la cual está basada en los personajes y monstruos del folklor finlandés. Tres décadas atrás, Laura Nieves, siempre en contacto con los maestros de la escuela del pueblo, invitó a lo largo de un año a nueve niños a formar parte de una especie de club que ella fundó y llamó la Sociedad Literaria Ojos de Liebre. Su idea era enseñar a escribir a esos niños, cuyo talento ya había detectado, para que llegaran a ser escritores profesionales de primer nivel. La idea es que fueran 10 sus alumnos, pero después del noveno ya no invitó a nadie más. Pasaron 30 años y sus nueve alumnos se convirtieron, en efecto, en escritores de éxito. Durante todos esos años, la escuela siguió enviándole a Laura Nieves las redacciones de los alumnos para que ella estuviera al tanto de posibles nuevos talentos. Hasta que llegó la sorpresa. Laura Nieves invitó a Ella Milana a ser el décimo miembro de la sociedad literaria porque le gustó un cuento que la profesora publicó en un periódico local.

Ella Milana se entera por algunos de los miembros de Ojos de Liebre, pues casi todos viven en el pueblo a pesar de ser famosos, que desde niños todos practicaban una actividad llamada simplemente El Juego, cuyas estrictas reglas creó Laura Nieves, actividad de la que tienen prohibido hablar con personas que no pertenezcan a la sociedad literaria. Ella trabaja amistad con algunos de los escritores de Ojos de Liebre y se da cuenta que la sociedad literaria está envuelta en misterios extraños, entre ellos, que ya hubo, hace décadas, un décimo miembro de Ojos de Liebre al que nadie menciona jamás; así, Ella decide jugar El Juego para investigar.
 
Edición italiana
Al terminar de leer esta novela quedé, en efecto, asombrado, y al releer las citas de las críticas en la solapa del libro les di la razón a todas. Es una novela muy bien escrita, con una mezcla espléndida de realismo y fantasía, o de lo natural y lo sobrenatural, es ingeniosa, misteriosa, interesantísima y, francamente, deliciosa. No sólo se trata del misterio, hay también, en el fondo, una reflexión acerca de la creatividad, de la memoria, del olvido y de la culpa.

Esta novela ha ido ganando adeptos en todo el mundo a medida que ha sido traducida a diversas lenguas, pero España e Hispanoamérica son, por supuesto, la excepción, no sólo este libro es, ahora, difícil de conseguir, sino que no hay nada más traducido de este autor. Se puede buscar en Internet, pero quizá para quienes lean en inglés será más sencillo conseguir las ediciones estadounidenses, en papel o en versión digital.

. . . . . . . . . . . . . . .

La Sociedad Literaria Ojos de Liebre. Pasi Ilmari Jääskeläinen. Traducción de Tomás González Ahola y Tuula Ahola Rissanen. Duomo Ediciones, colección Nefelibata (Barcelona, 2014). 360 págs.