jueves, 21 de junio de 2018

Primeras líneas... ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick, en tres idiomas



Primeras líneas...

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?
de Philip K. Dick

en tres idiomas


A merry little surge of electricity piped by automatic alarm from the mood organ beside his bed awakened Rick Deckard. Surprised—it always surprised him to find himself awake without prior notice—he rose from the bed, stood up in his multicolored pajamas, and stretched. Now, in her bed, his wife Iran opened her gray, unmerry eyes, blinked, then groaned and shut her eyes again.

[Do Androids Dream of Electric Sheep? Versión original en inglés de Philip K. Dick. 1a. edición, 1968 (Ballantine Books, 1982).]


. . . . .
 
Ce fut le déclic de l'orgue d'humeur situé près de son lit qui réveilla Rick Deckard. Surpris — ça le surprenait toujours de se retrouver éveillé sans préavis —, il s'extirpa de son lit, se redressa dans son pyjama multicolore et s'étira. Iran, son épouse, ouvrit alors ses tristes yeux gris, battit des paupières, puis les referma dans un grognement.

[Blade Runner. Les androïdes rêvent-ils de moutons électriques ? Traducción al francés de Sébastien Guillot. Éditions J'ai Lu, Paris, 2012.]

. . . . .


Una deliciosa y sutil descarga eléctrica, activada por la alarma automática del climatizador del ánimo, situado junto a la cama, despertó a Rick Deckard. Sorprendido, porque nunca dejaba de sorprenderle eso de despertarse sin previo aviso, se levantó de la cama y se desperezó, vestido con el pijama de colores. En la c ama, su esposa Iran abrió los ojos grises, apagados; al pestañeo siguió un gruñido, y cerró de nuevo los párpados.

[Blade Runner. ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Traducción al español de Miguel Antón. Minotauro y Booket (Grupo Planeta), 2012.]






lunes, 18 de junio de 2018

¿Sueña los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick





¿Sueña los androides con ovejas eléctricas?
de Philip K. Dick

Jesús Guerra

En la entrada anterior de este blog comenté de manera muy breve la obra del escritor estadounidense de ciencia-ficción Philip K. Dick (nacido en Chicago en 1928 y fallecido en California en 1982). Mencioné algunos de sus datos biográficos, sus libros de cuentos, sus novelas, y cómo la industria cinematográfica ha ayudado mucho a revalorar su obra debido a la gran cantidad de adaptaciones de sus narraciones al cine y a la televisión. Y, a manera de ejemplo, comenté un cuento, «Podemos recordarlo todo por usted», publicado originalmente en 1966 (que se encuentra, en español, en el tomo cinco de sus «Cuentos completos», publicados por la editorial Minotauro), y las dos versiones que se han filmado de dicho relato, llamadas «Total Recall», las cuales en español tienen el pésimo título «El vengador del futuro».

Siguiendo con esta línea, hoy comento la obra que dio origen a la adaptación cinematográfica más importante de la obra de Philip K. Dick, me refiero, por supuesto, a la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, publicada en 1968, cuya adaptación se convirtió en una de las grandes películas de ciencia-ficción del siglo XX y, en realidad, de toda la historia del cine: Blade Runner, la cual se estrenó en 1982. Esta cinta fue dirigida por el inglés Ridley Scott, y cuenta con las actuaciones de Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Edward James Olmos y Daryl Hannah, en los papeles principales. Y la música, espléndida, es de Vangelis. Espero que la recuerden, y quienes no la hayan visto, de verdad, consíganla y véanla, pues es una obra asombrosa y bellísima, que ha ejercido una influencia enorme en el cine posterior. De hecho, el año pasado que Blade Runner cumplió 35 años de haber sido estrenada, se estrenó la continuación, llamada Blade Runner 2049, la cual fue dirigida por el canadiense Denis Villeneuve, tiene a Ryan Goslin en el papel principal, a Harrison Ford en un papel pequeño pero importantísimo, y está considerada por muchos críticos una de las mejores secuelas de la historia del cine.

Blade Runner (la primera, la original) está considerada una película de culto y una obra maestra. De hecho, en términos generales, gusta más ahora que en el momento de su estreno. Fue una cinta que se adelantó a su tiempo y que tiene más niveles de significación de los que se aprecian a primera vista. La película es, ahora, tan apreciada, que ha opacado a la novela que se encuentra en su origen. Pero la verdad, es muy importante, para cualquier lector en general, para los lectores de ciencia-ficción en particular, y más aún para quienes aprecian la versión fílmica, que lean la novela original de Philip K. Dick, la cual, lo repito, se llama ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, aunque en muchas ediciones actuales, le anteponen el nombre Blade Runner.


Vale la pena advertirles a quienes conocen el film, pero no han leído la novela, que se trata de dos obras muy diferentes. Sí, en la novela está la historia contada en la película, pero con diferencias notables y además nos cuenta otras cosas, bastantes más, que fueron eliminadas de la cinta. Y fueron eliminadas por varias razones, primero porque de haberlas incluido habría sido una obra de 12 horas de duración (es decir, es el motivo principal por el que las adaptaciones fílmicas son siempre tan diferentes de las obras literarias originales); segundo, porque habría sido una locura de película. Las novelas, por su formato, permiten experimentar mucho más con el argumento.


Creo que una de las diferencias más importantes —además de las argumentales— está en el tono: mientras que la película es verdaderamente épica, y mezcla la ciencia-ficción con el género negro (y tanto por esta mezcla como por su estilo visual es considerada como una de las primeras cintas del género ciberpunk, en español, o cyberpunk, en inglés), la novela, aunque toca muchos temas —como la destrucción de la Tierra, la religión, la desaparición de una enorme cantidad de personas del planeta debido a una guerra nuclear, la extinción de un gran número de especies animales, la cuestión filosófica y psicológica de la identidad (al enfrentar al hombre con androides igual o más inteligentes que el ser humano promedio), la ética humana, etc.—, está contada en un tono menor, es la narración de un día especial, pero especial dentro de la cotidianeidad, de la vida de un cazarrecompensas del futuro, que se gana la vida «retirando» —es decir, matando— a androides rebeldes.


La terminología misma es diferente: Rick Deckard, el personaje central, en la novela es un cazarrecompensas, y en la película es un Blade Runner, un término bastante difícil de explicar aquí, que fue tomado de otra novela y utilizado porque al director le gustó el término. En la novela se habla de androides, y para referirse a ellos de manera familiar se les llama andys. En la película fueron bautizados como replicantes, un término tomado de la biología, pues hay que tener en cuenta que los androides o replicantes son robots orgánicos, idénticos a los seres humanos y sólo distinguibles por especialistas, como los Blade Runners. Esta similitud es la que causa, a algunos Blade Runners, más que un malestar con su trabajo al «retirar» a los androides que les asignan cazar. Si están vivos, ¿no es en realidad un asesinato lo que cometen? ¿Y qué es lo que hace que un humano sea humano?

La dinámica entre los personajes es también muy diferente, por ejemplo, la que se da entre Rick y Rachel. Entre otras cosas, porque en la novela Rick está casado, y por lo tanto no concuerda con la imagen del cine negro del antihéroe solitario. Y la personalidad de Rachel es diametralmente opuesta en la novela y en la película. La novela se desarrolla en San Francisco, y la película en Los Ángeles. En la novela, la acción se desarrollaba originalmente en el año 1992, después de una guerra nuclear que había dejado al planeta semivacío y muy contaminado por polvo radioactivo. En ediciones posteriores se cambió el año de la novela al 2021. La película transcurre en el 2019, en un mundo superpoblado, que está muy contaminado, pero en donde no ha habido una guerra mundial. Sí, hay muchos más cambios (no los puedo nombrar todos), los personajes son muy diferentes, y en este aspecto no sólo me refiero a Rachel y a Rick Deckard, sino incluso a los replicantes a los que persigue Rick. El tono y el estilo son diferentes también, la novela no podría ser calificada de ciberpunk.


El autor de la novela, Philip K. Dick, murió en 1982, dos meses antes de que se estrenara la película, pero sí llegó a ver algunos avances que le proyectaron de manera especial y quedó encantado con lo que vio. Además, le habían enviado, antes de comenzar a rodar, el guión final y a él le pareció que, aunque eran dos obras muy diferentes con una historia en común, se complementaban muy bien. Y tenía razón. Uno puede preferir la película sobre la novela, o la novela sobre la película, pero no hay motivo para no leer el libro o para no ver la película: son obras no sólo relacionadas sino complementarias. Y muy interesantes ambas.

. . . . . . . . . . . . . . .

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Philip K. Dick. Booket. Colección Ciencia Ficción. Serie Biblioteca Philip K. Dick. 272 págs. (Hay también ediciones en español en las editoriales Cátedra y Edhasa.)


viernes, 8 de junio de 2018

Philip K. Dick






Philip K. Dick
Uno de los autores imprescindibles de la ciencia-ficción

Jesús Guerra

Recuerdo haber leído en el famoso semanario L.A. Weekley, de Los Ángeles, California, en algún momento de 1990 o 1991, un artículo sobre el escritor estadounidense Philip K. Dick, artículo que contenía una frase (o quizás era el título) que por algún motivo se me quedó en la memoria, la cual más o menos decía así: «Nuestro gran escritor de ciencia-ficción de los años 90, murió a principios de los años 80».

En efecto, tal y como decía el artículo mencionado, Philip K. Dick, nacido en 1928 en Chicago, había muerto en Santa Ana, California, en 1982.

El artículo se debía a que estaba en plena revaloración la obra literaria de este autor y se estaban reeditando sus novelas y libros de cuentos en los Estados Unidos, además de que se acababa de estrenar o se iba a estrenar, ya no recuerdo, la película llamada Total Recall (la premiere en Los Ángeles fue el 31 de mayo de 1990, y el estreno al día siguiente), que en español tiene el ridículo título El vengador del futuro, basada o, más bien, inspirada en un cuento de Philip K. Dick, llamado «Podemos recordarlo todo por usted», escrito en 1966; el filme fue dirigido por Paul Verhoeven, con un guión escrito por Ronald Shusset y Dan O'Bannon (escritores, por cierto, que más de una década antes escribieron el guión de la cinta Alien, estrenada en 1979). El vengador del futuro, o Total Recall, contó con las interpretaciones de Arnold Schwarzenegger y Sharon Stone, entre otros actores. (En 2012 se hizo una nueva versión, o un remake de esta cinta, que tienen el mismo título, dirigida por Len Wiseman, con las interpretaciones de Colin Farrell y de Kate Beckinsale, entre otros.)

Si bien en nuestro país no es tan conocido como en los Estados Unidos o como en España, FKD sí es un escritor bien conocido por los lectores de ciencia-ficción. Y mucha gente, quizá sin saberlo, está familiarizada con su obra, debido a la gran cantidad de adaptaciones que se han hecho de algunas de sus novelas y algunos de sus cuentos, tanto en cine como en televisión. Por otra parte, tiene muchas novelas y gran cantidad de relatos que nunca han sido adaptados.


A continuación, apunto algunas películas y series de televisión basadas en obras de este autor, para que vean que muchos de ustedes sí conocen algo de la obra de Philip K. Dick, aún sin saberlo, porque no la han leído de manera directa:

* De 1982 es la película Blade Runner, dirigida por Ridley Scott, la cual está basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?
* Y la reciente cinta Blade Runner 2049, de 2017, dirigida por Denis Villeneuve, continuación de la película anterior, si bien no está basada de manera directa en una obra de Philip K. Dick, sí utiliza algunos de sus personajes, ambientes e ideas centrales.
* Además de las películas que ya les mencioné, Total Recall, la de 1990 y su remake de 2012, hay una serie televisiva de 1999, canadiense, llamada Total Recall 2070.
* Está también la película Minority Report, del año 2002, dirigida por Steven Spielberg, que está basada en el cuento del mismo nombre, llamado en español «El informe de la minoría», el cual fue publicado en 1956.
* Y de 2015 a 2016 pasó en la televisión norteamericana una suerte de continuación de dicha película en serie de TV, con el mismo título; lamentablemente fue cancelada al término de su primera temporada.
* Tenemos también la película Paycheck, de 2003, dirigida por John Woo, basada en un relato de 1953 de Philip K. Dick.
* Y también A Scanner Darkly, llamada en México Una mirada a la oscuridad, del año 2006, dirigida por Richard Linklater, basada en la novela homónima de Philip K. Dick, publicada en 1977.
* Y tenemos también la estupenda serie de televisión de la compañía Amazon The Man in the High Castle, basada en la novela homónima de Philip K. Dick, publicada en el año 1962 y ganadora del Premio Hugo de ese año. En español esta novela se llama El hombre en el castillo, una obra que más que ciencia-ficción pertenece al género denominado Historia Alternativa.
* Y también de Amazon, la serie Philip K. Dick's Electric Dreams, que en 10 capítulos adapta 10 relatos de este autor.

Y hay otras películas más basadas o inspiradas en su obra. Como podrán darse cuenta, si su obra está siendo cada vez más adaptada en nuestros días es porque permanece vigente.

A pesar de que Philip K. Dick escribió 36 novelas y 121 cuentos, y de que llegó a ganar algunos de los premios más importantes de la ciencia-ficción, este escritor —que vivió episodios psicológicos extraños—, vivió la mayor parte de su existencia con problemas económicos serios. Tuvo algunos admiradores en vida, entre ellos algunos importantes autores de ciencia-ficción, pero no obtuvo el reconocimiento que merecía, por parte de la crítica y de los lectores, mientras vivió. El verdadero éxito le llegó después de su muerte. Hoy en día, como ya señalé, es un autor que ha sido revalorado por la crítica, por los lectores y por la industria cinematográfica, así que me parece evidente que se trata de un autor que hay que leer. 


En nuestro idioma se ha publicado una buena parte de su obra, aunque no toda. Las ediciones de sus libros, incluidos sus Cuentos completos, en cinco tomos, se encuentran publicadas por Ediciones Minotauro, una editorial muy conocida especializada en ciencia-ficción y fantasía, que ahora pertenece al Grupo Planeta, y por lo tanto algunas de sus obras principales tienen ediciones también en otras colecciones de Planeta, como los libros de bolsillo Booket.

Entre sus novelas principales podemos mencionar y recomendar: El hombre en el castillo, Valis, Lotería solar, Los clanes de la luna alfana, Los tres estigmas de Palmer Eldritch, Tiempo de Marte, Ubik, Esperando el año pasado, Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, La transmigración de Timothy Archer, Una mirada a la oscuridad, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (publicado ahora, también, con el título de Blade Runner), Tiempo desarticulado y La invasión divina.

Podemos recordarlo todo por usted
Entre las obras imprescindibles de Philip K. Dick se encuentran sus Cuentos completos, que están publicados por la editorial Minotauro en cinco tomos. No son muy baratos, debido a la gran cantidad de páginas de cada tomo —estamos hablando, más o menos, de entre 450 y 650 páginas cada uno—, pero por suerte son bastante más accesibles las versiones electrónicas de estos libros que se pueden conseguir en las librerías de e-books más importantes.

En el quinto tomo de sus Cuentos completos se encuentra un relato en el que quiero detenerme un poco, y que ya mencioné líneas arriba, «Podemos recordarlo todo por usted», publicado originalmente en 1966. Es la historia de un hombre llamado Douglas Quail. Es un oficinista común y corriente, bastante aburrido de su vida y de su matrimonio, que sueña con viajar al planeta Marte. En ese momento los viajes ya eran posibles, pero sólo para militares y personas importantes y ricas. Realistamente, Douglas sabe que no tiene oportunidad de realizar su sueño, y eso es deprimente para cualquiera. Su vida matrimonial tampoco funciona ya, y su esposa está cansada de las fantasías de su marido.

Así que un día, Douglas Quail decide hacer una cita en un negocio llamado Rekal (que suena a ‘recall’, que se traduce como ‘recuerdo’), en el cual a los clientes se les implantan recuerdos falsos. Quail todavía tiene sus dudas cuando habla con el gerente, pero éste le explica que el método es bastante seguro y muy efectivo, y que es, en el caso de Quail, muchísimo más barato que ir realmente a Marte: le borrarán el recuerdo de haber ido a ese negocio, le implantarán el recuerdo de su viaje a Marte, y listo, Quail estará contento porque recordará y por tanto creerá haber realizado su sueño.


Y ya que están negociando, para hacer más emocionante su recuerdo, le implantarán el recuerdo de que fue a Marte porque era, en ese momento de su vida, un espía que trabajaba para el gobierno de la Tierra. Quail acepta, y cuando los técnicos de la compañía duermen al cliente y escanean su memoria para saber exactamente en dónde implantar el recuerdo falso, se dan cuenta que Quail ya fue a Marte y fue un espía para el gobierno, aunque Quail no lo recuerde, e implantar recuerdos falsos sobre recuerdos reales, aunque ocultos, crearía muchos problemas...

Ya no les cuento más del argumento de este cuento estupendo, para que lo lean. Sí puedo decirles que este relato toca algunos de los temas preferidos del autor: el cuestionamiento de la identidad, la problematización de la realidad, la manipulación de la mente y de la percepción de la realidad, las enfermedades mentales como la esquizofrenia y la paranoia, y una pregunta central, sobre todo frente al avance de la inteligencia artificial: ¿qué nos hace humanos?


Este cuento, «Podemos recordarlo todo por usted», como ya mencioné, fue adaptado en la película de 1990 Total Recall, que podríamos traducir como Recuerdo Completo. Para este filme, los guionistas tomaron la idea central del relato de Philip K. Dick y lo hicieron crecer agregando muchos personajes (incluidos algunos mutantes) y situaciones nuevas y, sobre todo, mucha acción. Fue una película sorprendente para su tiempo (que incluye algunas escenas filmadas en la Ciudad de México), con muy buenos efectos especiales, que quizás ahora ya no lo parezcan tanto. Aunque con muchos agregados, la idea central y un poco más, eran fieles al cuento que sirvió de inspiración a esta cinta.

Veintidós años después, se filmó el remake de esta película, que en inglés conservó el nombre de la primera cinta, y en español lógica pero lamentablemente también conservó su pésimo título. En los créditos iniciales de la película se acredita que está basada tanto en el cuento de Philip K. Dick como en el argumento de la primera versión fílmica, pues en ésta, otra vez, se introdujeron muchos cambios. La idea central sigue siendo la del cuento, además retoma muchas de las ideas y hasta de los nombres de los personajes de la película de 1990, pero a su vez cambia otras cosas. Evidentemente está puesta al día: es una cinta más rápida, con escenas de acción estupendas y, por supuesto, interesante. Sin embargo, lo mejor es la idea central, que es la que se tomó del cuento de Philip K. Dick.

Yo les recomiendo que lean este cuento (y de ser posible todos los del tomo V, y mejor aún si son los de los cinco tomos de los Cuentos completos) de Philip K. Dick, y de ser posible vean por lo menos alguna de las adaptaciones fílmicas, para que puedan apreciar cómo la idea central estaba ya en el cuento, el cual fue publicado hace medio siglo.

. . . . . . . . . . . . . . .

Les puede interesar
En el sitio Open Culture pueden encontrar un video de unos cuatro minutos (en inglés, sin subtítulos) de una conferencia de PKD en Francia, en 1977, en donde habla de su percepción de que vivimos en un programa de computación, es decir que se adelantó un poco más de dos décadas a The Matrix. Aquí la liga:



martes, 29 de mayo de 2018

Recomendaciones de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis


Recomendaciones
de la Librería del Fondo Carlos Monsiváis



Estoicismo cotidiano
366 reflexiones sobre la sabiduría, la perseverancia y el arte de vivir
Ryan Holiday y Stephen Hanselman

«Una rica fuente de sabiduría práctica… para tener más claridad, efectividad y serenidad cada día.»
Jack Canfield, coautor de la serie Caldo de pollo para el alma

¿Por qué las mentes más grandes de la historia como George Washington, Ralph Waldo Emerson, los directores de grandes compañías y entrenadores deportivos han adoptado el pensamiento de los antiguos estoicos? Es sencillo: todos ellos se han dado cuenta de que la sabiduría más valiosa es atemporal, y que la filosofía es un camino para mejorar nuestra vida día a día.

Estoicismo cotidiano ofrece ideas y citas de Marco Aurelio, Séneca, Cicerón, Diógenes y Epicteto, entre otros pensadores, para todos los días del año. Aquí encontrarás frases de gran alcance, anécdotas históricas y comentarios provocativos para afrontar la adversidad y dar lo mejor de ti mismo.

Siguiendo estas enseñanzas en el curso de un año (y en los años venideros) hallarás la serenidad, el autoconocimiento y la fortaleza que necesitas para vivir mejor cada día.

Ryan Holiday es un escritor, mercadólogo y empresario interesado en el desarrollo personal y empresarial. Es editor de medios del New York Observer y ha colaborado en medios como Forbes y The Huffington Post. Es autor de Confía en mí, estoy mintiendo y El obstáculo es el camino.

Stephen Hanselman, editor, escritor y agente literario, ha colaborado por más de treinta años en la industria editorial. Trabaja con temas como liderazgo, comunicación, creatividad, productividad, innovación y emprendimiento.

Océano
Colección Para Estar Bien
428 págs.

. . . . .




La vida interior de los animales
Peter Wohlleben

Solícito como una ardilla, leal como un cuervo, compasivo como un ratón de campo, triste como una cierva…
¿Pueden los animales tener tales emociones? ¿Cabe una vida emocional tan vasta que no esté sólo reservada a los seres humanos?

Mediante los más recientes conocimientos científicos, ilustrados con observaciones y experiencias personales con animales, el apasionado guardabosques Peter Wohlleben dirige profundas miradas a un mundo apenas investigado: los complejos comportamientos de los animales del bosque y de granja, su vida emocional y consciente. Y entendemos que tenemos a los animales más cerca de lo que nos imaginábamos. Fascinante, esclarecedor, ¡a veces increíble!

Peter Wohlleben, nacido en 1964, estudió ingeniería forestal y pasó más de veinte años de su vida trabajando al servicio de la Comisión Forestal de su país. Posteriormente, abandonó esa tarea porque deseaba profundizar en sus ideas sobre ecologismo y ponerlas en práctica. En la actualidad, dirige una iniciativa privada medioambiental en una zona boscosa en la que trabaja con el afán de retornar a la naturaleza los bosques primigenios. Wohlleben también imparte seminarios y conferencias, y ha escrito diversos libros sobre los bosques y la protección del medio ambiente.

Ediciones Obelisco
Colección Espiritualidad y Vida Interior
216 págs.

. . . . .




Moronga
Horacio Castellanos Moya

Un imprescindible de la literatura latinoamericana. Horacio Castellanos Moya es una de las voces más provocadoras, originales y relevantes de la generación de Bolaño.

José Zeledón, hombre silencioso y huraño, vive atormentado por su violento pasado. Tras huir de El Salvador con una nueva identidad después de la guerra civil, ha logrado pasar desapercibido durante años en Estados Unidos. Ahora debe dejar atrás Texas y empezar de nuevo en Wisconsin, donde un antiguo compañero de la guerrilla le ha conseguido una habitación amueblada en la ciudad universitaria de Merlow City y un trabajo de conductor de autobús escolar. Su anodina nueva vida se verá alterada al descubrir que otro compatriota salvadoreño, el experiodista Erasmo Aragón, ejerce como profesor en el Merlow College mientras busca esclarecer la muerte del poeta revolucionario Roque Dalton.

Castellanos Moya es uno de los autores más incisivos y singulares de su generación y el único que, según Roberto Bolaño, ha sabido narrar «el horror, el Vietnam secreto que durante mucho tiempo fue Latinoamérica». Al igual que otros personajes de Moronga, Zeledón y Aragón son supervivientes del horror, seres paranoicos y en permanente estado de alerta. Ambos nos cuentan en primera persona historias en las que asoma su pasado, la guerrilla y el narco, mientras el autor entreteje una intrincada telaraña de violencia que atrapa al lector hasta alcanzar un trepidante final en el que todos los caminos se unen.

«Castellanos Moya es una figura estelar en el todavía en marcha segundo boom de la literatura latinoamericana.»
-The New York Review of Books

«Es un melancólico y escribe como si viviera en el fondo de alguno de los muchos volcanes de su país.»
-Roberto Bolaño

«El instinto de Castellanos Moya por el humor también marca su trabajo: captura el absurdo noir que surge en los escenarios más mordaces o improbables.»
-The New York Review of Books

«Castellanos Moya tiene esa excepcional capacidad de escribir novelas aceleradas y completas, que lo desbordan a uno pero que también están bella y dramáticamente modeladas.»
-George Saunders

«Castellanos Moya demuestra la alta calidad de la narrativa en lengua castellana, consecuencia de sus dotes y de sus experiencias personales.»
-Joaquín Marco, El Cultural

«Es uno de los escritores más auténticos de Centroamérica, capaz de trasladar a su ficción el ambiente de violencia que se ha respirado en El Salvador bajo formas que escapan a toda tradición y con una voluntad de estilo tan potente como original.»
-Diego Gándara, La Razón

Literatura Random House
336 págs.

. . . . .








jueves, 24 de mayo de 2018

Primeras líneas "El alcalde de Furnes" en dos idiomas




Primeras líneas...

El alcalde de Furnes
de Georges Simenon

en dos idiomas



Cinq heures moins deux. Joris Terlinck, qui avait levé la tête pour regarder l'heure à son chronomètre qu'il posait toujours sur le bureau, avait juste le temps devant lui.

Le temps d'abord de souligner au crayon rouge un dernier chiffre et de refermer un dossier dont le papier bulle portait la mention : « Projet de devis pour l'installation de l'eau et en général pour tous les travaux de plomberie du nouvel hôpital Saint-Eloi. »

[Le bourgmestre de Furnes. Versión original en francés de Georges Simenon. Paris, Gallimard, 1939.]

. . . . .


Las cinco menos dos minutos. Joris Terlinck -que había alzado la cabeza para mirar la hora en su cronómetro, colocado, como siempre, sobre el escritorio- tenía el tiempo justo. El tiempo para subrayar, primero, con tinta roja una última cifra y cerrar una carpeta en cuyo basto y amarillento papel figuraba la mención: «Proyecto del presupuesto para la instalación del agua y, en general, para todos los trabajos de fontanería del nuevo hospital Saint-Eloi».

[El alcalde de Furnes. Traducción al español de Carlos Manzano. Tusquets Editores. 1a ed., Barcelona, noviembre de 1993. 1a reimpresión en México, diciembre de 1993.]




martes, 15 de mayo de 2018

El alcalde de Furnes, de Georges Simenon





El alcalde de Furnes
de Georges Simenon

Jesús Guerra

En las entradas anteriores comenté brevemente la vida y la enorme obra del escritor belga Georges Simenon (nacido en 1903 y fallecido en 1989). De manera muy simplificada podemos decir que sus novelas se dividen en cuatro líneas: sus novelas pulp, sus narraciones sobre el Comisario Maigret, sus novelas duras (como las llamaba él, que serían sus novelas más literarias) y sus escritos autobiográficos.
 
Una edición antigua
en español
Hoy comentaré una sus novelas duras. Se trata de El alcalde de Furnes, obra publicada por la editorial Gallimard en el año 1939. El personaje central es Joris Terlinck, un hombre grande, pelirrojo, mal encarado, de origen humilde que ha logrado ser rico y además convertirse en el alcalde de un pueblo belga llamado Furnes, en la parte belga en la que se habla predominantemente el flamenco. Joris Terlinck es desdeñoso con sus subordinados de la alcaldía, es un hombre dictatorial, muy serio, que todo el día fuma puros fabricados en su fábrica. A lo largo de la historia nos vamos enterando cómo fue que consiguió hacerse de la fábrica y, tiempo después, de la alcaldía, y no precisamente con los métodos más honestos.
 
Edición en francés
Joris está casado con Thérésa, una mujer de la burguesía, la cual le tiene miedo a su marido y no se atreve a hablar con él de manera franca. La hija de ambos, llamada Émilia, tiene problemas mentales serios, y como Joris la adora, en lugar de tenerla en una institución adecuada, la mantiene como prisionera en el piso alto de la casa, y como la joven únicamente soporta la presencia de su padre es él quien le lleva de comer, la baña y limpia el cuarto, el cual de todas maneras se encuentra en una condición lamentable. La cocinera de la casa fue amante de Joris años atrás, y tienen un hijo, y Thérésa lo sabe.

El más grande enemigo de Joris Terlink en el pueblo es Léonard Van Hamme, del grupo conservador, también millonario, quien ya ha sido alcalde y quiere volver a serlo.
 
Edición en alemán
Una noche llega a la casa del alcalde uno de sus trabajadores de la fábrica de puros para pedirle prestado un dinero, ya que está en apuros pues es el novio no formal de Lina, la hija (ni más ni menos que) de Van Hamme, y la muchacha está embarazada. Pero esta historia no conmueve a Joris que se niega a prestarle el dinero y le habla de enfrentar las consecuencias de sus actos, etcétera. El joven amenaza con que se suicidará si no le presta el dinero, y Joris no le cree, así que lo despacha de la casa con las manos vacías.

Más tarde, esa misma noche, un policía le avisa al alcalde que el joven disparó a la ventana de la recámara de la hija de Van Hamme, sin llegar a herirla, y que luego se suicidó ahí mismo, en la calle. El alcalde, aunque no lo quiere demostrar, queda realmente impresionado por este hecho, y aunque no lo reconoce —ni siquiera a sí mismo—, se siente culpable de esa tragedia.
 
Edición en portugués
Este hecho, aunque en un principio no lo parece, tiene efectos muy fuertes en la personalidad y por lo tanto en la vida del alcalde, y como consecuencia, en su vida familiar y hasta en la situación política del pueblo. Joris comienza a manifestar una parte de sí mismo que le era desconocida y, quizás para equilibrar esto, en su familia y en su trabajo se vuelve más despótico de lo que ya era, y realiza ciertas acciones —que por supuesto no las comentaré para dejarlos que las descubran por ustedes mismos al leer esta novela interesantísima— que son interpretadas muy a la ligera por la gente del pueblo de Furnes, mismas que se convierten en rumores que impactan la vida personal y política del alcalde.

Como siempre, Simenon nos brinda un estupendo retrato sociopsicológico de sus personajes y nos muestra la vida de un pueblo belga a fines de los años 30. Retrata a los parroquianos del bar del pueblo, al grupo de los conservadores del club católico, a los empleados de la alcaldía, a los miembros de la élite del pueblo, a los jóvenes, a los políticos, a los burgueses. Y nos brinda, de manera específica, el retrato de un hombre que se ha endurecido por los sacrificios que ha tenido que hacer para lograr ascender en lo social, en lo económico y en lo político, y que, al hacerlo, evidentemente por motivos egoístas, paradójicamente se ha olvidado de sí mismo y ha convertido su vida en una rutina aburrida y triste, disfrazada de seriedad y solemnidad, y ha convertido en tristes, también, las vidas de cuantos le rodean. Al lograr lo que quería, ha perdido su vida y ha destruido otras.
 
Edición en francés
Por lo menos esta es una de las interpretaciones posibles de esta novela. Ustedes, al leerla, formarán su opinión propia.

Como ya he mencionado en otras entradas, existen diversas ediciones de los libros de Simenon, y es muy probable que en algún momento la publique la editorial Acantilado, la cual ha señalado que publicará la obra completa de Simenon, pero hasta donde yo sé, aún no publica esta novela. Sin embargo, la edición que aún se consigue es la que publicó la editorial Tusquets en los años 90.

. . . . . . . . . . . . . . .

El alcalde de Furnes. Georges Simenon. Traducción de Carlos Manzano. Tusquets Editores, colección Andanzas. 224 págs.