lunes, 11 de noviembre de 2013

La peste, de Albert Camus




La peste
de Albert Camus

Jesús Guerra

El primer ciclo en la obra de Albert Camus es el del Absurdo, que comprende la novela El extranjero (1942), los ensayos de El mito de Sísifo (1942), y las obras de teatro Calígula y El malentendido (ambas de 1944). El segundo ciclo es el de la Rebeldía, compuesta por la novela La peste (1947), el libro de ensayos El hombre rebelde (1951), y la obra teatral Los justos (1950). A pesar de que ahora la novela El extranjero es quizá su libro más conocido y el más leído en la actualidad, su primer éxito editorial fue el de la novela La peste, la cual vendió alrededor de 22 mil ejemplares en las primeras dos semanas de su lanzamiento. Diez años después de la publicación de esta novela Camus ganó el Premio Nobel de Literatura.

De los cuatro libros de narrativa publicados en vida de Camus (El extranjero, La peste, La caída y los relatos de El exilio y el reino), La peste es el más extenso, o quizás el menos breve (332 páginas en la edición de Gallimard). Es una novela intensa, muy interesante y muy bella, llena de pasajes memorables. La novela relata una epidemia de peste en la ciudad argelina de Orán, durante 10 meses en algún año de la década de 1940. Repentinamente, los pobladores de la ciudad se percatan de que hay muchas ratas muertas por todas partes. Y a partir de eso, son los seres humanos quienes comienzan a enfermar y a morir.

En el centro de la narración está el doctor Bernard Rieux, quien poco antes de la epidemia tiene que enviar a su mujer a una clínica fuera de la ciudad para que se reponga de alguna enfermedad no mencionada. En las visitas a sus pacientes, Rieux mira el espectáculo extraño de las ratas muertas por toda la ciudad, y le toca luego atender al portero de su propio edificio. Rieux es de los primeros en percatarse que se trata de la peste, y le toca convencer a médicos amigos suyos, funcionarios de salud, de que es necesario tomar medidas urgentes para contener la enfermedad. Así, se cierra el puerto, las carreteras y las vías férreas. Orán queda separada del resto del mundo, encerrada.

Edición francesa
de bolsillo
Entre los otros personajes importantes de esta historia se encuentran Jean Tarrou (un hombre que tiene los medios suficientes para viajar y vivir a la búsqueda de algo... quien en esos momentos se encuentra en Orán), Joseph Grand (un funcionario menor del gobierno de la ciudad, que se pasa la vida trabajando y tratando de escribir una gran novela, aunque en realidad nunca pasa de las primeras líneas de la misma, que escribe y reescribe de mil maneras diferentes), Raymond Rambert (un joven periodista francés que llega a Orán a realizar un reportaje para su periódico parisino y tiene que quedarse en la ciudad cerrada), el Padre Paneloux (un sacerdote católico que interpreta la epidemia como un castigo de Dios), y Cottard (un personaje extraño, un hombre que al inicio de la historia trata de ahorcarse y es salvado por su vecino, Grand, quien llama a su médico, Rieux, y que luego nos enteramos es culpable de un crimen misterioso; Cottard se transforma cuando la peste llega a la ciudad, porque todos los asuntos policiacos anteriores a la peste quedan en suspenso, y porque se dedica a contrabandear mercancías a la ciudad cerrada, lo que le da a ganar mucho dinero).

Edición en inglés
La novela, dividida en cinco partes, nos muestra la llegada de la enfermedad, su desarrollo, sus efectos en la moral de la población, su punto crítico, y su desaparición. Los personajes principales ejemplifican las reacciones y las actitudes de la población: los que le hacen frente a la enfermedad y a la situación en general, los que queden huir, los que se hacen a un lado, los que sólo observan, los que hacen como si la enfermedad no existiera, los que sacan provecho de la crisis, los que se resignan, los que se dan por vencidos, los que luchan a pesar de todo.

Otra edición
francesa
La ciudad cerrada es como una prisión enorme. Mucho de los habitantes quedan separados de personas a las que aman, como si fueran exiliados. La enfermedad ataca como al azar, sin discriminación. La comida y otros bienes escasean. El trabajo se acumula. Se tienen que crear brigadas de voluntarios para una serie de tareas penosas, como enterrar a los numerosísimos muertos, o para mantener las puertas de la ciudad cerradas. Los habitantes pasan de la sorpresa al miedo, a la tristeza, al abandono, y en algunos casos a la solidaridad y a la lucha.

Otra edición en inglés
Si bien la novela es, en apariencia, una especie de historia de desastres, como las que abundan en el cine contemporáneo, los diálogos de los personajes están llenos de ideas; las posiciones ideológicas de cada uno son defendidas con argumentos. Y, sobre todo, el nivel simbólico de esta historia es muy amplio. La novela se ha interpretado de muchas maneras, pero sobre todo de cuatro. La epidemia de peste que ataca a Orán puede ser vista como la guerra, como un castigo divino, como la culpa o como el mal, en general.

Edición más reciente
en francés de la editorial
Gallimard
El castigo divino lo interpreta incluso uno de los propios personajes, el sacerdote. Esto quiere decir que la peste se la merecen los habitantes de la ciudad. La culpa es mucho más simbólica. Los efectos de la enfermedad sobre la ciudad serían equiparables a los efectos de la culpa en una persona: el encierro, la soledad, la separación, y una suerte de muerte, o quizás de renacimiento... La peste puede ser vista también como el mal. El mal, así en abstracto. La invasión del mal... La interpretación de la guerra me parece a mí la mejor, por cuestiones históricas. La peste puede simbolizar todo lo anterior, incluso al mismo tiempo, mezclado: la culpa, el mal, el castigo divino... pero la guerra es el detonante para el autor. Apenas dos años antes había terminado la Segunda Guerra Mundial. Y Camus no escribió esta novela en un momento, ya la escribía cuando aún se desarrollaba la guerra. Y en París esto quería decir la ocupación de la ciudad por los nazis... La invasión nazi a Francia, la ocupación de París es como la peste, los efectos son los mismos, y las reacciones de la población también.

Edición en español
en una colección
de obras de
Premios Nobel
La interpretación es personal, es asunto de cada lector. Por eso yo los invito a leer esta novela espléndida e impresionante de Albert Camus, cuyo centenario de nacimiento acabamos de celebrar hace poco. Hay varias ediciones conseguibles, y varias traducciones al español, como la de editorial Sudamericana, Edhasa, Quinteto, quizá la edición más accesible sea la de la editorial Alianza.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario