jueves, 12 de agosto de 2021

La biblioteca de la medianoche, de Matt Haig

 


La biblioteca de la medianoche

de Matt Haig

 

Jesús Guerra

 

Cuando leí la información de la publicidad de La biblioteca de la medianoche (en inglés The Midnight Library) me di cuenta de que es una de esas novelas cuya idea central (al menos para mí) es maravillosa y emocionante. Además, leí que había sido la ganadora del Premio Goodreads de ficción del 2020 en los Estados Unidos (un premio que no da ningún jurado especializado sino los lectores que pertenecen a esta suerte de club de lectura-sitio de internet). Y me enteré también de que la Biblioteca Central de Nueva York puso esta novela en su lista de los mejores libros del 2020. O sea que la novela prometía, ¿no?

Nora Seed es una mujer de 35 años, inglesa, habitante de un pueblito de su país, soltera y deprimida. Y está deprimida, supone, porque todo le ha ido mal en la vida y (o porque) ha tomado demasiadas decisiones equivocadas. Está alejada de su hermano, ha dejado de ver a sus pocos amigos, se salió del grupo de rock en el que estaba, decidió no casarse cuando estaba a punto de hacerlo, tiene un empleo sin futuro, no tiene dinero, siente que no le importa a nadie y, para llevar las cosas al colmo, le suceden dos cosas en pocas horas: la corren de su trabajo en una tienda de música y se le muere su gato. Así que hace lo que siente que es lo único que puede hacer: se toma un montón de pastillas para suicidarse. Sin embargo...

 

Edición en inglés

Cuando Nora despierta no está en su casa, ni en un hospital, ni en el infierno, ni en el cielo... está en una biblioteca enorme. La única persona, además de Nora, que se encuentra ahí es una mujer a la que conoce, aunque tiene años de no ver: la señora Elm (que era la bibliotecaria de la escuela en donde Nora estudió la secundaria, una mujer a la que Nora recuerda con cariño pues siempre fue muy buena y comprensiva con ella). La señora Elm (aunque pronto queda claro que no es en realidad la señora Elm) le explica que todos los libros de esa biblioteca cuentan las infinitas posibilidades de vida de Nora. Cada libro es una variante de su vida. El único volumen diferente es uno llamado El libro de los arrepentimientos, en el que están apuntadas, como es lógico, todas las cosas de las que Nora se arrepiente de haber hecho o de no haber hecho, todas sus malas decisiones, todo aquello que ha llevado a Nora a sentir que su vida carece de sentido, que es demasiado dolorosa, y que es mejor acabar con ella.

Nora tiene al alcance de sus manos, explica la señora Elm, la posibilidad de experimentar otras de sus vidas. Sólo tiene que tomar un libro y comenzar a leerlo, y después de la primera línea Nora comienza a vivir esa otra existencia. Puede quedarse en ella tanto como quiera, o pueda, pues el asunto tiene sus reglas.

Edición estadounidense

 

Me parece que el libro tiene momentos disfrutables, pero tiene también algunas cosas que me parecieron decepcionantes y hasta desesperantes. Algunas de las reglas de funcionamiento del sistema según el cual el personaje puede pasar de una de sus vidas posibles a otra son absurdas (absurdas incluso dentro de este universo novelesco al que podríamos llamar fantástico), e incluso molestas para el lector. Me llamaron la atención, además, tanto el tono como el lenguaje de la novela. Estos dos elementos me hicieron sentir que leía una novela para jóvenes (digamos de entre 14 y 17 años) pero no podía ser porque el personaje central tiene 35. Así que mientras leía comencé a preguntarme qué carajos ha pasado con la educación (tanto en el Reino Unido, país de origen del autor, como en Estados Unidos, en donde está la base de Goodreads y también, claro, la Biblioteca Central de Nueva York) como para que la generación que ahora anda alrededor de los 35 enloquezca con un libro que parece escrito para lectores 20 años más jóvenes.

Luego leí sobre el autor, Matt Haig, nacido en 1975. Es periodista y escritor de libros para niños, novelas para adultos y libros de ensayos. Desde su juventud ha batallado con la depresión. Por lo poco que he leído sobre sus novelas y libros de no-ficción, incluso por sus títulos (como el ensayo Reasons to Stay Alive, que significa «Razones para estar vivo») me queda claro que el autor intenta ayudar a la gente que sufre de depresión, lo cual me parece muy bien, siempre y cuando, por supuesto, los libros tengan la calidad necesaria. En el caso de La biblioteca de la medianoche, el problema central es que se le nota demasiado que es un libro de autoayuda disfrazado de novela.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

La biblioteca de la medianoche. Matt Haig. Traducción de Miguel Marqués Muñoz (la edición que se comercializa en México trae una nota que dice: «Traducción adaptada para Latinoamérica con la colaboración del traductor»). Alianza Editorial bajo el sello Alianza de Novelas. 1a. Ed. 2021 (la 1a. Ed. en inglés es de 2020). La 1a. Ed. digital es de abril de 2021. 336 págs.

 

 


martes, 15 de junio de 2021

La ecuación Dante, de Jane Jensen

 


La ecuación Dante

de Jane Jensen

 

Jesús Guerra

 

La ecuación Dante —novela que podríamos definir como thriller de ciencia-ficción, aunque oficialmente es «ficción especulativa»— fue publicada en los Estados Unidos por la editorial Del Rey el 29 de julio de 2003. La fecha es importante pues indica que se publicó por lo menos dos meses después del gran bestseller de ese año: El código Da Vinci, de Dan Brown. Aunque El código… siguió siendo noticia durante muchos meses, a medida que se iba publicando en otras lenguas en diferentes partes del mundo, y quizá no se tuvo una clara idea de su impacto hasta tiempo después, ya desde las primeras semanas de su lanzamiento fue un libro que llamó la atención no sólo de los lectores, los críticos y los fanáticos religiosos, sino del mundo editorial. Por eso es importante tener en cuenta la fecha de publicación de La ecuación Dante, porque quizá sus editores le pusieron este título a la novela para atraer la atención de los lectores y de la gente enterada del fenómeno que estaba provocando la obra de Dan Brown. Y es que no deja de sorprender que la frase «la ecuación Dante» ni simplemente el nombre del poeta se mencionen en la obra.

Ahora bien, fuera de la relación analógica de ambos títulos y del hecho de que ambas novelas están estructuradas como thrillers, El código Da Vinci y La ecuación Dante no se parecen en nada. En cuanto al estilo literario, por ejemplo, la novela de Dan Brown fue atacada con severidad por diversos críticos de lengua inglesa y, para acabar pronto, dijeron que el autor, independientemente de sus muchas o pocas habilidades para crear el argumento de su novela, no sabe (o no sabía en ese momento) escribir. Por su parte, los críticos que se ocuparon de la novela de Jane Jensen dijeron, entre otras cosas, que esta autora podría darles algunas lecciones de escritura a varios autores consagrados de thrillers.

En cuanto a las ventas, la distancia entre ambas obras es aún mayor. Mientras que Jane Jensen declaró, años después de la publicación de La ecuación Dante, que estaba decepcionada de la respuesta de la crítica y de las ventas, El código Da Vinci ha vendido alrededor de 80 millones de ejemplares en todo el mundo, desde 2003 a la fecha. Estas cosas son normales en las industrias culturales y del entretenimiento. Creo, sin embargo, que La ecuación Dante merecía y merece una mayor atención de los lectores pues es una novela sumamente entretenida e interesantísima, que plantea temas e ideas, desde perspectivas diferentes, que son muy sugerentes y hacen reflexionar al lector. Y como toda buena ciencia-ficción, sus temas de fondo son (o pueden ser) de interés para lectores muy diversos.


Edición en inglés



Los personajes principales y sus ocupaciones muestran la complejidad temática de esta novela:

* La doctora Jill Talcott y su asistente Nate Andros son físicos que trabajan en la viabilidad de una ecuación que muestre, por decirlo así, el tejido o la fuerza esencial del universo.

* El rabino Aharon Handalman, un cabalísta que investiga el código de la Torá, encuentra codificado en el libro sagrado el nombre de un rabino cabalista y físico, Yosef Kobinski, quien escribió una pequeña obra fundamental, ahora perdida, cuando estuvo encerrado en en el campo de concentración de Auschwitz.

* Denton Wyle es un reportero de un tabloide llamado Mundo Misterioso, obsesionado con las desapariciones inexplicables de personas debido a un doloroso episodio de su infancia. Él se topa con la historia de un rabino que en Auschwitz desapareció en un misterioso resplandor, frente a testigos…

* Calder Farris es un agente del Departamento de Defensa de los Estados Unidos cuyo trabajo consiste en monitorear el trabajo de diversos físicos poco conocidos, por aquello de que la labor de alguno de ellos pudiera servir para la construcción de un arma innovadora.

* Y el propio Yosef Kobinski, notable físico y cabalista, quien logra conjugar en su obra el misticismo y la ciencia, y quien, en efecto, un día de 1945 desapareció (literalmente desapareció en el aire) en Auschwitz…


Edición en turco



No sólo estas historias se van acercando unas a otras, sino que la novela muestra cómo las diversas perspectivas de los personajes son sólo diferentes maneras de ver «lo mismo», es decir la coincidencia de ciertos elementos de la física, la filosofía y el misticismo. Que una ecuación de física sea análoga a una supuesta Ley del Bien y del Mal y a enseñanzas del árbol de la vida cabalístico es una idea deslumbrante que necesariamente invita a la reflexión. Esta es la base de La ecuación Dante, una novela ambiciosa que, me parece, no recibió la atención que merecía, y que muchos críticos y lectores hicieron a un lado con excesiva facilidad, a la cual, no obstante, se le pueden poner algunos peros, entre ellos sus fallas de ritmo y su exceso de páginas.

El ejemplar que yo leí pertenece a la edición número 16 de la editorial española La Factoría de Ideas (desparecida en 2015, aunque el libro se puede adquirir ahora mismo sin problemas en formato electrónico), pero como las editoriales españolas no declaran el número de ejemplares que componen la edición, me es imposible determinar qué tanto se vendió en nuestro idioma. En inglés, esta novela se consigue tanto en e-book como impresa.

. . . . . . . . . . . . . . .

La ecuación Dante. Jane Jensen. Traducción de Marta García. La factoría de Ideas (1ª. Ed. En español, noviembre 2004. 16ª. Ed., noviembre 2005). 545 págs.

 

 

jueves, 18 de marzo de 2021

Later, de Stephen King



 


Later

de Stephen King

 

Jesús Guerra

 

La novela más reciente (publicada en inglés en marzo de 2021) de Stephen King se llama Later ("Después" o "Más tarde"). En español no creo que tarde mucho en aparecer, en primer lugar, porque es de Stephen King, en segundo, porque es una obra breve (y más breve tratándose de una de King). Es su novela número 62 (aparte se encuentran, claro está, sus libros de cuentos, sus guiones de cine, sus ensayos, antologías y ediciones especiales).

El narrador es el joven Jamie Conklin. Escribe su historia cuando tiene 22 años (en 2018) pero lo que nos cuenta sucedió cuando él tenía entre 6 y 16... más o menos. Jamie, como muchos personajes infantiles de King, tiene una habilidad especial, en su caso: puede ver y hablar con los muertos, por lo menos con los muertos recientes.

Pero él mismo nos aclara, en las primeras páginas, que la cuestión no es como en la película en la que sale Bruce Willis. Esto le sirve al autor para situar a su personaje en nuestra propia realidad, una en la que existe la famosa película El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999) y su personaje la ha visto, y para mandarnos un mensaje a sus lectores en el que básicamente nos dice que está perfectamente consciente de que está utilizando una idea que es famosa por una obra de otro creador, pero que él (King) nos va a contar una historia diferente, que no tiene nada que ver con esa película en la que estamos pensando... Y sí, es una historia muy diferente.

Para empezar, el género, o la mezcla de géneros, es distinta. Later es una especie de drama familiar y thriller policiaco con elementos sobrenaturales y ambientes de historia de terror. De hecho, está publicada por la editorial Hard Case Crime, de Londres, especializada en literatura policiaca —en la cual King ha publicado dos novelas anteriores, The Colorado Kid (2005) y Joyland (2013)—, no obstante, a mí, la verdad, no me parece del todo una novela policiaca, aunque tenga criminales y policías. Pero tampoco es propiamente una novela de terror —y esto me parece conveniente señalarlo, para que nadie empiece a leerla con expectativas equivocadas—. Sin embargo, el género que está en el corazón de esta historia es la novela de crecimiento, de maduración, del paso de la infancia a la adolescencia y a la primera juventud. Un género también muy utilizado por King, autor que tiene una habilidad particular para desarrollar personajes niños y adolescentes y narrar historias desde el punto de vista de éstos.

Jamie, además de ser bastante inteligente y de leer mucho, es hijo de una agente literaria y editora-correctora, de aquí que hace a lo largo del libro algunos comentarios con mucho sentido del humor, un humor literario y lingüístico, cuyo evidente origen él subraya, que hacen de esta novela una lectura inusualmente divertida; si agregamos que está compuesta por capítulos cortos —algunos muy cortos—, que no se andan por las ramas y que contrastan el humor y cierta levedad con escenas muy intensas, tenemos los motivos para que no podamos dejar de leer Later una vez que nos hemos enganchado, o sea desde las primeras páginas, si no es que desde las primeras líneas, y que la obra se deje leer con una rapidez extraordinaria.

Los problemas que originan la historia que nos cuenta esta novela son múltiples, entre los cuales hay tragedias familiares, la crisis económica de 2008 —que provocó graves problemas económicos a diestra y siniestra, y una de las familias afectadas fue la de Jamie—, malas decisiones, pleitos, traiciones, en fin, el despliegue natural del comportamiento humano. En medio de todo ello, Jamie, de niño y adolescente, veía muertos y tenía sus propias dificultades. Y al evocar esos años, nos recuerda en varias ocasiones que lo que nos cuenta es una historia de terror. Pero la verdad es que casi todos los relatos que el ser humano ha contado a lo largo de la historia son de terror, porque el terror verdadero proviene de lo que conocemos como la vida diaria, de la naturaleza y de la conducta de otros seres humanos.

Later es una obra interesante, ágil, divertida, conmovedora, emocionante y muy eficaz. ¿Y ya vieron la nostálgica portada original? Si no la lee en inglés, esté pendiente, su publicación en español debe de ser inminente.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Later. Stephen King. Hard Case Crime (de Titan Books), Londres. 1a. ed., marzo 2021. 272 págs.

 

 

 

 


viernes, 5 de marzo de 2021

Como polvo en el viento, de Leonardo Padura


 


Como polvo en el viento

de Leonardo Padura

 

Jesús Guerra

 

He comentado aquí un buen número de libros de Leonardo Padura, pero siempre debo tener en cuenta que el lector de la presente reseña quizá no conozca a este autor (lo que significa, entre otras cosas, que no ha leído ninguna de mis reseñas anteriores, o que ya las ha olvidado), así que lo mejor será que transcriba aquí el inicio de mi nota sobre su novela Herejes, porque ahí está lo mínimo indispensable para saber quién es, así como los títulos de algunos de sus mejores obras. Al final dejaré ligas a todas mis entradas sobre Padura.

 

“Leonardo Padura, escritor cubano nacido en La Habana en 1955, no es sólo uno de mis autores favoritos sino también uno de los autores favoritos de muchos lectores del planeta, de varios idiomas, pues Padura es, quizá, el escritor cubano vivo más leído en el mundo. Y aunque es muy crítico del régimen político que gobierna a Cuba, él sigue viviendo en su país y en su ciudad, Cuba publica sus libros, y en 2012 hasta le dieron el Premio Nacional de Literatura. Aquí y en otras publicaciones he comentado una buena parte de sus libros, como los de la serie del detective Mario Conde: Pasado perfecto, Vientos de Cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño; Adiós, Hemingway; La neblina del ayer y La cola de la serpiente, y basada en los cuatro primeros libros del Conde reseñé la miniserie de televisión Cuatro estaciones en La Habana. También comenté otros libros suyos, Aquello estaba deseando ocurrir, que es una recopilación de sus cuentos, y el guion literario de la película Regreso a Ítaca, y ya que estaba en eso, reseñé también la película (Retour à Ithaque, Francia-Bélgica, 2014), dirigida por el francés Laurent Cantet, que se hizo a partir de dicho guion.”

 

Su novela más reciente, que por cierto no pertenece a la serie de Mario Conde, lleva por título Como polvo en el viento, inspirado, por supuesto, en la famosa canción del grupo estadounidense Kansas, Dust in the Wind (del álbum Point of Know Return de 1977), algunas de cuyas espléndidas y tristes líneas utiliza Padura como epígrafes de un par de capítulos, además de que los personajes la escuchan, la comentan y la recuerdan en algunos pasajes.

 

Como polvo en el viento cuenta la vida de los personajes que componen un grupo de jóvenes amigos (hasta que dejan de ser jóvenes y, en la práctica, dejan de ser un grupo) —ellos mismos llaman a su camarilla el Clan— integrado por Fabio y Liuba, Irving y Joel, Elisa y Bernardo, Horacio y Guesty, Margarita y Walter, Clara y Darío, y tres niños, que no son precisamente miembros del Clan pero son, evidentemente, muy cercanos a él: Ramsés y Marcos, hijos de Clara y Darío, y Fabiola, hija de Fabio y Liuba. Los hijos de algunos miembros del Clan eran apenas unos niños, entre los 4 y los 10 años, cuando el grupo fue fotografiado por Walter (obviamente el único que no aparece en la imagen) en la fiesta para celebrar el cumpleaños número 30 de Clara, en enero de 1990, la última vez que, sin saberlo en ese momento, estuvieron todos reunidos.

 

A partir de ahí las cosas cambian, tanto para el país (la caída del Muro de Berlín se dio en noviembre de 1989, y la Unión Soviética comenzó su disolución en diciembre de 1991) como para el Clan, con la muerte (¿suicidio o asesinato?) de uno de los amigos del grupo, y poco después con la misteriosa desaparición de otro. Con el tiempo, las condiciones del país orillaron a los amigos (y a muchos otros cubanos) a la dispersión: unos se fueron a Buenos Aires, otros a Madrid, otro a Barcelona, otro a Miami, otro a San Juan de Puerto Rico, otro a Toulouse y, otros, por su parte, se quedaron.

 

Como polvo en el viento está contada desde diversos puntos de vista, a través de narración directa, cartas, correos electrónicos, llamadas de teléfono, mensajes de texto, yendo y viniendo del presente (2016) al pasado, mostrándonos la perspectiva de cada uno de los personajes centrales, y de otros más, a través de intensos diálogos, pues una de las características más poderosas del estilo de Padura es precisamente su escritura de los diálogos, que nos permite a sus lectores escuchar a los personajes y visualizar las escenas en nuestra imaginación, como si viéramos una película. Además, sus personajes son siempre tan vivos que consiguen la empatía del lector y terminan por ser muy cercanos a nosotros, incluso mucho tiempo después de terminada la lectura.

 

La novela, muy bien armada, es una mezcla de drama psicológico (y sociológico) y thriller, con elementos de melodrama y algo de humor, mixtura con la que el autor logra impedirnos dejar de leer, nos hace sentir una amplia gama de emociones, consigue hacernos reflexionar, informa a quienes, al abrir su libro, no sepan qué ha pasado en la historia cubana de las tres últimas décadas y, sobre todo, nos ofrece una lectura apasionante sumamente disfrutable.

 

Los temas en la base de la novela son por supuesto centrales en toda o por lo menos una buena parte de la obra del autor: la situación económica, social y política de Cuba, la emigración de los cubanos y, por lo tanto, la separación de familias, amigos y generaciones, los obstáculos del gobierno al libre tránsito de los cubanos de la isla al exterior y de regreso, la nostalgia de los cubanos por su país y su cultura, el derecho a la libertad de expresión y el significado de la amistad, entre otros. La pregunta constante que se hacen algunos de los miembros del Clan con respecto al grupo de amigos, y que bien puede extenderse al país entero es: “¿Qué nos pasó?”

 

Para quienes aún no han leído al autor, Como polvo en el viento es un muy buen libro para comenzar a leer su obra; para los lectores de Padura, esta novela es, por supuesto, imprescindible.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Como polvo en el viento. Leonardo Padura. Tusquets. Colección Andanzas. 1a. Ed., 2020. 672 págs.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Te puede interesar:

 

Ligas a mis reseñas de los libros de Leonardo Padura

 

* Pasado Perfecto [Mario Conde 1]

* Primeras líneas de Pasado Perfecto en dos idiomas

* Vientos de Cuaresma [MC 2]

* Primeras líneas de Vientos de Cuaresma en dos idiomas

* Máscaras [MC 3]

* Primeras líneas de Máscaras en dos idiomas

* Paisaje de otoño [MC 4]

* Primeras líneas de Paisaje de otoño en dos idiomas

* Adiós,Hemingway [MC 5]

* Primeras líneas de Adiós, Hemingway en dos idiomas

* La neblina del ayer [MC 6]

* Primeras líneas de La neblina del ayer en dos idiomas

* La cola de la serpiente [MC 7]

* Herejes [MC 8]

* Primeras líneas de Herejes en tres idiomas

* Cuatro estaciones en La Habana (miniserie de TV)


 Las siguientes obras no pertenecen a la serie Mario Conde:

 

* Aquello estaba deseando ocurrir

* Regreso a Ítaca (el libro)

* Regreso a Ítaca (la película)

* Agua por todas partes


 

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Mala índole (2) Cuando fui mortal, de Javier Marías

 


Mala índole

Cuentos aceptados y aceptables

de Javier Marías

 

II. Cuando fui mortal

 

Jesús Guerra

 

(La entrada anterior tiene información sobre el contenido del libro Cuando fui mortal y sobre la edición de Mala índole. Cuentos aceptados y aceptables que, creo, podría ser de utilidad conocer —con leer la primera parte sería suficiente— antes de leer esta reseña.)

 

El segundo libro de cuentos de Javier Marías, llamado Cuando fui mortal, contiene 12 narraciones de diversas extensiones y fue publicado por Alfaguara en 1996 —después fue publicado en Alfaguara Bolsillo, en Punto de Lectura y en Debolsillo, esta última edición contiene un prólogo de la italiana Elide Pittarello, que también está incluido, junto con su prólogo a Mientras ellas duermen, en la recopilación Mala índole. Cuentos... pero en este caso «A manera de epílogo»—. Los 12 relatos de este libro se encuentran en la sección «Cuentos aceptados» de Mala índole...

 

1. El médico nocturno (1991)

2. La herencia italiana (1991)

3. En el viaje de novios (1991)

4. Prismáticos rotos (1992)

5. Figuras inacabadas (1992)

6. Domingo de carne (1992)

7. Cuando fui mortal (1993)

8. Todo mal vuelve (1994)

9. Menos escrúpulos (1994)

10. Sangre de lanza (1995)

11. En el tiempo indeciso (1995)

12. No más amores (1995)

 


«El médico nocturno» comienza en una cena para siete personas. El narrador, que ha pasado unos días en París y se ha quedado en el departamento de una amiga italiana, Claudia, y de su marido, Hélie, pasa su última noche del viaje en la cena que han organizado sus anfitriones. Una de las invitadas es otra italiana que vive muy cerca, a unos 15 minutos a pie. Cuando esta invitada decide marcharse, el narrador, por cortesía, la acompaña hasta su departamento. Ahí, la italiana le presenta a un médico español que la espera para subir a atender al marido de la amiga de Claudia. Cuando el narrador regresa, el resto de los invitados se ha marchado ya y Claudia está en la sala. Tampoco se siente bien así que espera a un médico de guardia. Cuando tocan a la puerta, el narrador se retira a la cocina a leer el periódico. Lo que logra escuchar desde ahí lo lleva a pensar que, quizá, algo verdaderamente raro sucede... Javier Marías no sólo es estupendo introduciendo lo extraño en la normalidad, sino que logra magnificar el efecto gracias a que las escenas de la vida cotidiana que nos narra son ya estupendas, por divertidas, por interesantes o porque en sí mismas son ya algo extrañas.

 

«La herencia italiana» parece una variación sobre el cuento anterior. También sucede en París, también hay dos amigas italianas en la trama, y las relaciones amorosas de ambas son curiosamente similares. Ambas narraciones son igualmente absorbentes, intensas e inquietantes. Son como las dos caras de una misma moneda.

 



El tercer relato, «En el viaje de novios», tiene una particularidad, el autor lo utilizó después, con algunos pocos cambios, pero extendiéndolo más allá del final para crear una de las escenas clave de su novela Corazón tan blanco (1992). Javier Marías apunta en la «Nota previa»: «La escena en cuestión prosigue en dicha novela y aquí en cambio se interrumpe, dando lugar a una resolución distinta [...]».

 

«Prismáticos rotos» transcurre en el hipódromo de Madrid. Dos desconocidos que miran las carreras entablan conversación a partir de un pequeño accidente con unos prismáticos. Es uno de esos relatos en que lo importante no es lo que ocurre sino el descubrimiento de lo que probablemente pasará, pues uno de los dos le cuenta sus planes al otro. Es el caso de «Mientras ellas duermen» (comentado en la entrada anterior). En ambos episodios, el narrador se encuentra de un momento a otro en posesión de una información terrible, con la cual no puede hacer nada. Un dato curioso, uno de los caballos de una de las carreras presenciadas por los personajes se llama Heart So White.

 

En «Figuras inacabadas» un tipo llamado Cámara contrata al pintor Custardoy, copista y falsificador de cuadros, para que falsifique un Goya de un pariente. El relato es breve y fenomenal por la gran cantidad de elementos y temas que contiene. Pertenece al universo de Corazón tan blanco, pues ahí, recordemos, también aparece Custardoy, con el mismo nombre, las mismas características físicas y el mismo oficio. 

 


En el sexto cuento, «Domingo de carne», el narrador y su esposa, llamada Luisa (como en «Mientras ellas duermen» y en Corazón tan blanco), llegan a San Sebastián a pasar tres semanas de vacaciones. Llegaron cansados y no han salido de la habitación del hotel en 24 horas. Ahora esperan que se despeje un poco la playa, que está atestada de gente, para salir a asolearse un rato. Mientras tanto, el marido observa a la multitud desde la terraza (como en el relato «En el viaje de novios» y por tanto en Corazón tan blanco) con unos prismáticos, pero no puede fijar su atención en nadie porque hay demasiadas personas. Hasta que se da cuenta de que su vecino de habitación también observa a la gente con unos prismáticos, aunque no puede ver al vecino pues éste no se encuentra en la terraza, sino que está detrás del cristal, y los prismáticos del vecino sí están fijos en un punto específico. Otro de los relatos de cuarto de hotel de Javier Marías. Muy breve y sorprendente.

 

En «Cuando fui mortal», el narrador —que como casi siempre calla su nombre— cuenta su historia desde la muerte, desde un sitio al que califica como espacio de crueldad, pues ahí no sólo se recuerda minuciosamente cada momento de la vida, incluidos aquellos a los que no se les prestó atención, sino que se conoce todo lo que rodeó a cada uno de esos momentos, es decir que ahí se sabe incluso el contenido de conversaciones relacionadas con el muerto que éste no presenció. Y la narración está centrada en dos momentos de la vida del narrador, uno de su infancia, otro de la época en que murió. Este cuento desarrolla la misma premisa de Corazón tan blanco: saber atormenta y culpabiliza, porque es lo opuesto a la feliz inocencia de la ignorancia. Y además está emparentado con «La vida y la muerte de Marcelino Iturriaga» (publicado en Mientras ellas duermen, y por supuesto en Mala índole…).

 

De «Todo mal vuelve», el octavo cuento, Javier Marías apunta en la «Nota previa»: «Creo que es lo más autobiográfico que he escrito en mi vida, como fácilmente comprobaría quien leyera además mi artículo “La muerte de Aliocha Coll”, incluido en Pasiones pasadas (1991, Alfaguara, Madrid, 1999)». Es un relato triste, nostálgico e intenso que tiene un aire de cuento del siglo XIX, por su tema y su personaje central, o eso me parece a mí.

 


«Menos escrúpulos» es un cuento con dos tramas encadenadas; por una parte, es la historia de una mujer, la narradora, que por necesidad económica decide presentarse al casting para una película porno. La contratan y la citan para el rodaje, que comenzará unos días después. Llegado el día, la pasan a un cuarto a esperar su llamado, y ahí conoce al que será su pareja en la escena, un joven no mal parecido el cual le platica, para quitarle los nervios de novata, lo que hacía él antes de entrar al porno (la segunda trama), una historia terrible y contrastante. Aquí también aparece, como parte del equipo de producción, un hombre llamado Custardoy. Un cuento muy eficaz que mezcla el humor y un drama sangriento.

 

El nombre del narrador de «Sangre de lanza» sí lo conocemos: Víctor, y él nos presenta a su amigo Dorta (Eugenio Dorta), un escritor menor de la misma edad que Víctor, 39 años. Dorta vivía solo, pero con frecuencia hacía reuniones en su departamento. Un día Víctor se entera de que Dorta fue encontrado muerto, asesinado en su cama junto a una mujer joven, presumiblemente una prostituta, según la teoría del inspector Gómez Alday. El arma, una lanza africana que Dorta tenía como adorno en su departamento. A Víctor la teoría oficial no le parece creíble. Tiempo después, gracias al azar, Víctor tiene la oportunidad de realizar su propia investigación. «Sangre de lanza» es un cuentazo, uno de mis preferidos. Aquí no hay elementos sobrenaturales ni propiamente extraños, sólo sospechas e intriga y una escritura clara y muy placentera.

 

«En el tiempo indeciso» es un cuento sobre el futbol, o ese era el tema cuando le encargaron el relato. Más bien es un relato acerca de un futbolista, de una manera de ver la vida o de encararla, un cuento de futbol que reflexiona sobre la vida, un cuento, me parece a mí, que demuestra que un relato de futbol puede ser más intenso que un partido.

 



Por último, «No más amores» nos cuenta la extraña e íntima relación que establecen una mujer y un fantasma. Es un cuento nostálgico y melancólico, sumamente bien logrado. Pero, además, la historia del cuento es tan interesante como el argumento y el desarrollo del mismo, y esa nos la cuenta el autor en la «Nota previa». La historia que cuenta el relato estaba comprimida en un artículo, «Fantasmas leídos», que escribió Javier Marías y apareció en su libro Literatura y fantasma (Ediciones Siruela, 1993), luego la desarrolló en este relato, el cual tiene «ecos conscientes, deliberados y reconocidos de una película y de otro relato: The Ghost and Mrs. Muir, de Joseph L. Mankiewicz [...] y «Polly Morgan», de Alfred Edgar Coppard, que incluí en mi selección Cuentos únicos [...]». Pero ahí no acaba la cosa, y esto nos lo cuenta en la «Nota previa» de la edición aumentada de su anterior libro de cuentos, Mientras ellas duermen, este cuento lo adaptó a un ambiente mexicano, cuando una editorial de México le pidió un cuento para un libro colectivo que sería ilustrado por niños chiapanecos, esa adaptación se llama «Serán nostalgias».

 

Los doce cuentos de Cuando fui mortal (incluidos en Mala índole. Cuentos aceptados y aceptables) son todos estupendos, amenos, atrayentes, sorpresivos, muy vivos y de una eficacia asombrosa. Javier Marías es un autor de una enorme inteligencia y su escritura es sumamente disfrutable.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Cuando fui mortal. Javier Marías. Alfaguara (1a. ed., 1996), 248 págs. / Alfaguara Bolsillo (1a. ed., 1998) / Punto de Lectura (2a. ed., 2001), 222 págs. / Debolsillo, colección Bestseller (1a. ed., 2006).

Mala índole, cuentos aceptados y aceptables. Javier Marías. Debolsillo (1a. ed., España: 2014; 1a. ed., México: 2015), 426 págs.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Te puede interesar:

 

Vidas escritas

 

Corazón tan blanco

 

Mala índole, cuentos aceptados y aceptables (I. Mientras ellas duermen)

 


sábado, 24 de octubre de 2020

Mala índole (1) Mientras ellas duermen, de Javier Marías

 


Mala índole

Cuentos aceptados y aceptables

de Javier Marías

 

I. Mientras ellas duermen

 

Jesús Guerra

 

Ya he comentado aquí un delicioso libro de ensayos (Vidas escritas) y una extraordinaria novela (Corazón tan blanco) del escritor español Javier Marías (Madrid, 20 de septiembre de 1951), ahora quiero comentar sus cuentos, de los cuales ha publicado un buen número en revistas y periódicos, pero sólo ha reunido 30 en libros.

 

Su primer libro de cuentos se llama Mientras ellas duermen, que publicó Anagrama en 1990; esa edición tenía (tiene, pues los ejemplares deben de existir aún) 10 cuentos; la edición ampliada de Alfaguara del año 2000 tiene cuatro más y un prólogo del autor, de la cual Suma de Letras en su colección Punto de Lectura sacó una edición en 2001, que fue reeditada más tarde, con un prólogo de la crítica italiana Elide Pittarello, por Debolsillo.

 

Los 14 cuentos de la edición ampliada de Mientras ellas duermen son los siguientes:

 

1. La vida y la muerte de Marcelino Iturriaga (1968)

2. La dimisión de Santiesteban (1975)

3. El espejo del mártir (1978)

4. Portento, maldición (1978)

5. El viaje de Isaac (1978)

6. El fin de la nobleza nacional (1978)

7. Gualta (1986)

8. La canción de Lord Rendall (1989)

9. Una noche de amor (1989)

10. Un epigrama de lealtad (1989)

11. Mientras ellas duermen (1990)

12. Lo que dijo el mayordomo (1990)

13. En la corte del rey Jorges (1991)

14. Serán nostalgias (1998)

 


Su segunda recopilación de cuentos tiene el título Cuando fui mortal y fue publicada por Alfaguara en 1996, la cual contiene 12 narraciones. En 1998 la editorial Plaza & Janés publicó un pequeño libro que contiene un cuento largo de Javier Marías, publicado previamente en seis entregas en el diario El País en agosto de 1996, llamado «Mala índole».

 

Finalmente, en 2012 Alfaguara publicó la reunión de todos estos cuentos más tres inéditos (para un total de 30) en el libro Mala índole. Cuentos aceptados y aceptables, que Debolsillo publicó en 2014 (la edición mexicana es de 2015), que incluye los anteriores prólogos de Javier Marías más uno nuevo para esta edición, y los prólogos, ahora «a modo de epílogo» de Elide Pittarello, de las ediciones anteriores. 

 

En esta nueva edición, la segunda sección, «Cuentos aceptables» («aquellos de los que sí me avergüenzo un poco pero no demasiado», explica el autor), está compuesta sólo por siete de los 30 relatos, y los siete proceden de la edición ampliada de Mientras ellas duermen («La vida y la muerte de Marcelino Iturriaga», «El espejo del mártir», «Portento, maldición», «El viaje de Isaac», «El fin de la nobleza nacional», «En la corte del rey Jorges» y «Serán nostalgias»), y la primera, «Cuentos aceptados» («aquellos de los que aún no me avergüenzo», apunta JM) contiene los otros siete de Mientras ellas duermen, todos los del libro Cuando fui mortal, «Mala índole» y los tres inéditos («Un sentido de camaradería», «Un inmenso favor», ambos del 2000, y «Caído en desgracia» de 2005).

 

De los cuentos «aceptables», «La vida y la muerte de Marcelino Iturriaga» es breve, interesante y sorprendentemente bueno, por las características del narrador y de su condición, por su temática sobrenatural y más si tenemos en cuenta que, aunque fue publicado cuando el autor tenía 16 años, fue escrito cuando tenía 14. «El espejo del mártir» cuenta una historia sumamente interesante, narrada de una manera compleja. Es un fragmento de la historia del general francés Louvet, del ejército de Napoleón, contada por un militar a otro, al que tiene que castigar enviándolo al exilio. Sin embargo, para mi gusto es un texto demasiado extenso (es uno de los tres cuentos relativamente largos de Mientras ellas duermen) y, además, quizá porque imita la voz de un militar culto del siglo XIX, es excesivamente verboso. Forma parte, me parece, de la época pretenciosa del autor (comprensible, pues andaría por los 26 años en ese entonces), cuando intentaba demostrar que tenía un enorme dominio del lenguaje, era muy culto y era muy inteligente (lo cual es cierto).

 

«Portento, maldición» es otro de los tres relatos largos de Mientras ellas duermen, y al igual que el anterior, procede de un libro de Marías llamado El monarca del tiempo (Alfaguara, 1978) que se supone que es una novela (pero el autor nunca ha respetado los límites de los géneros literarios), y también al igual que el anterior es verboso, pretencioso y deliberadamente complicado pero tiene un par de personajes extraordinarios en más de un sentido. El mismo autor, en su «Nota previa» a la edición de Mala índole, dice de El monarca del tiempo: «[...] ya desde el título, me temo —no he querido releerlo nunca—, era de una extrema pedantería.» Creo que en esa época su extraordinario manejo del idioma y su gran inteligencia lo obligaban a realizar experimentos que no siempre resultaban a su favor.

 

«El viaje de Isaac» es un relato clásico en el que un militar cubano, de origen español, en los tiempos de la independencia cubana, por no dar una limosna es maldecido. Años después, un amigo de su hijo se obsesiona con un enigma relacionado con esa maldición y llega a muy extrañas conclusiones. Es interesante, extraño y entretenido. Según Elide Pittarello en el prólogo, esta misma anécdota la contó Javier Marías en un artículo de periódico como algo relacionado con su familia, y se menciona también en su novela Negra espalda del tiempo. Lo anterior demuestra no sólo cómo juega el autor con los géneros sino con la ficción y la autoficción.

 



Los personajes de «El fin de la nobleza nacional» son un noble, su esposa, su hija y su hijo, un judío recién convertido al cristianismo y el padre de éste, no convertido, ciego y sordo... No es un cuento, es una parábola tragicómica. Elide Pittarello apunta, refiriéndose a este relato y a «En la corte del rey Jorges», que «apuntan más abiertamente aún a la risa, la que mana de lo absurdo en estado puro, cuando el gusto por la caricatura lingüística es tan exagerado que evoca uno de los placeres más añorados de la infancia». Y sobre el segundo, el autor señala en la actualización a su prólogo en la edición ampliada de Mientras ellas duermen: «Más que un cuento es una propuesta de culebrón, que me fue solicitada, como a otros cuatro autores [...]».

 

«Serán nostalgias» es un cuento de fantasmas con un enfoque particular, desventurado y melancólico. El autor cuenta que cuando una editorial mexicana le solicitó un cuento para un libro colectivo que estaría ilustrado por niños del estado de Chiapas, le dieron tan poco tiempo que lo único que pudo hacer fue adaptar un relato de fantasmas que ya tenía y que se encuentra en Cuando fui mortal (y por tanto también en Mala índole) llamado «No más amores». En el fondo, los mejores relatos de fantasmas son siempre melancólicos y nostálgicos, y en este caso, creo, es doblemente nostálgico.

 

Como ya señalé, los otros siete relatos procedentes de Mientras ellas duermen se encuentran entre los «Cuentos aceptados». «La dimisión de Santiesteban» es de 1975, es decir el más antiguo de los relatos de esta sección, y es también un cuento de fantasmas, o de fantasma, aunque con una perspectiva muy distinta a los otros del mismo tema del libro. Está formado, en parte, por una investigación detectivesca y obsesiva, y concluye con una resolución por lo menos ambigua. «Una noche de amor» nos regala otro fantasma y otra conjunción entre lo amoroso y lo sobrenatural con una visión que no por humorística deja de ser inquietante y, a su manera, extrañamente esperanzadora.

 

«Gualta» y «La canción de Lord Rendall» son dos cuentos (tenían que ser dos) que tratan uno de los grandes temas de la literatura fantástica: el doble. En el primero, un madrileño llamado Javier Santín, el narrador, conoce a otro empleado de su misma compañía llamado Xavier de Gualta, de Barcelona. Ambos se asombran pues son idénticos, y por lo mismo se detestan, lo cual termina por arruinarles la vida. Interesantísimo, breve, intenso y espléndido. En el segundo cuento las consecuencias de la existencia del doble son verdaderamente aterradoras. Este cuento tiene, además, una particularidad: Javier Marías lo incluyó, como una broma, en su recopilación de Cuentos únicos (que publicó Siruela en 1989 y posteriormente Alfaguara, en 2004, y luego Debolsillo en 2007) como si fuera obra de un autor llamado James Denham y traducido por Marías. El autor apunta en la «Nota previa» lo siguiente: «Por ese motivo incluyo también aquí la nota biográfica que acompañó al cuento que fue de Denham, ya que alguno de los datos en ella aportados forma parte, tácitamente, del propio relato, que de otro modo estaría incompleto».

 



«Un epigrama de lealtad» nos muestra al escritor inglés John Gawsworth (escritor real, poco prolífico, que era el pseudónimo de Terence Ian Fytton Armstrong, y que ha aparecido como personaje en los libros de Javier Marías Todas las almas y Negra espalda del tiempo; en Cuentos únicos se encuentra uno de sus relatos y la ficha biográfica correspondiente, escrita por JM), en la última etapa de su vida, como pordiosero alcohólico en Londres. Un relato bellísimo y desdichado.

 

Otro de los relatos en que el autor juega con la ficción y la autoficción es «Lo que dijo el mayordomo», el cual contiene una nota inicial de Marías en la que señala que publicó un artículo con una parte de esa anécdota personal (cuando en un viaje a Nueva York se quedó encerrado en un elevador con un hombre que era el mayordomo de una pareja adinerada de la ciudad), pero que en el texto periodístico cambió y calló una buena parte de lo que le contó ese mayordomo. En el relato, entonces, cuenta lo que faltaba. Y lo que faltaba es estupendo.

 

«Mientras ellas duermen», el relato que le dio título al primer libro de cuentos de Javier Marías no sólo es excelente sino, quizá, el más sorprendente y el más inquietante; en él, un hombre de unos cincuenta y tantos años le platica al narrador de la historia el motivo por el que graba en video, continua e incansablemente, a su pareja, una bella joven de 23. Es un relato cercano, en contexto, en espíritu y en estilo a la novela Corazón tan blanco, y uno puede muy bien preguntarse si el narrador será el mismo de la novela.

 

Vale la pena apuntar que existe una adaptación cinematográfica de este relato, de 2016, producida por Japón, dirigida por Wayne Wang, e interpretada por Takeshi Kitano, cuyo título internacional en inglés es While the Women Are Sleeping. Yo no la he visto pero tiene críticas más bien negativas pues al parecer la trasformaron demasiado y perdió la esencia del relato original.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Mientras ellas duermen. Javier Marías. Alfaguara (1a. ed., 2000), 248 págs. / Debolsillo, colección Bestseller (1a. ed., 2007), 192 págs.

Mala índole, cuentos aceptados y aceptables. Javier Marías. Debolsillo (1a. ed., España: 2014; 1a. ed., México: 2015), 426 págs.

 

. . . . . . . . . . . . . . .

 

Te puede interesar:

 

Vidas escritas

 

Corazón tan blanco