viernes, 12 de septiembre de 2014

El corazón del Tártaro, de Rosa Montero





El corazón del Tártaro
de Rosa Montero

Jesús Guerra

Los títulos de los libros de Rosa Montero son, por lo general, interesantes y enigmáticos, y en algunas ocasiones admiten interpretaciones diversas. En este caso, El corazón del Tártaro —obra publicada originalmente en el año 2001, y reeditada en 2012 por la editorial Alfaguara—, el título alude a la parte más profunda del infierno, el infierno de la mitología griega, llamado precisamente el Tártaro. Aunque, por supuesto, hay por lo menos otra interpretación posible. «Bárbaros llegados desde la estepa gélida para acabar con la vida civilizada, tártaros violentos de corazón torcido».

Sofía Zarzamala —Zarza— es una pelirroja de treinta y seis años de edad que vive sola en un departamento de Madrid, no tiene amigos, y se dedica exclusivamente a trabajar como editora de libros medievales, y a visitar a su hermano menor, Miguel, un joven autista que vive recluido en una institución. Zarza es vista un poco como una mujer extraña por quienes la rodean. «Zarza siempre había desconfiado de la normalidad; siempre había temido que la cotidianidad fuera una construcción demasiado frágil, demasiado fina, tan fácilmente desbaratable como la vaporosa tela de una araña», aunque más bien es una mujer lúcida debido a terribles experiencias pasadas. Una mañana, mientras Zarza se prepara para irse a su trabajo, recibe una llamada telefónica. Al contestar escucha una voz de hombre que sólo le dice «Te he encontrado». Y esto desencadena una huida, una especie de aventura urbana, un juego del gato y el ratón que se desarrolla por los más diversos paisajes madrileños con una duración aproximada de 24 horas.


Lo primero que hace Zarza es escapar lo más rápidamente posible de su departamento, aunque luego de pensar las cosas decide enfrentar a su perseguidor, no sin antes realizar algunos preparativos, como conseguir una pistola en el mercado negro. Mientras Zarza huye y luego se prepara para el enfrentamiento, reflexiona y recuerda sus vidas anteriores, es decir, el período de su juventud relacionado con su actual perseguidor, y su infancia, dos vidas relacionadas pero completamente diferentes, como diferentes son de su vida actual de historiadora y editora especialista en temas medievales.
 
Edición en alemán
La novela, en términos generales, intercala la historia del presente, esas 24 horas angustiantes, con las historias del pasado. Así, los lectores nos enteramos de los motivos de la situación presente de la protagonista. La extraña infancia de Zarza, con una madre con depresión crónica, un padre abusivo, una hermana mayor que finge que todo está bien, un hermano menor desvalido y un hermano gemelo manipulador. Y luego la pavorosa historia de su juventud, en la que tanto Zarza como su gemelo se internan en el bosque oscuro de la droga blanca. Debido a la especialidad de los estudios de Zarza —la historia y la literatura de la Edad Media—, estudios que realizó después de su casi mortal experiencia con las drogas duras, toda esa etapa es contada con un lenguaje relacionado con las sagas medievales: la Torre, el poder de la Reina Blanca, la ciudad de la Reina, y hasta algunos personajes tienen sobrenombres como «el Duque».

Edición francesa
También se encuentra intercalada una parte del argumento de la historia medieval en la que trabaja Zarza en esos días, argumento que, de manera metafórica, se relaciona con la vida de Zarza y nos da claves de interpretación a los lectores. El corazón del Tártaro, de apenas 228 páginas, se deja leer con mucha rapidez debido a sus capítulos cortos y concisos, y al interés que nos despiertan todas estas historias interrelacionadas. Como de costumbre en los libros de Rosa Montero, el volumen está lleno de reflexiones interesantes, reflexiones que parten de la historia narrada pero que en general corresponden a la vida de todos, frases que atrapan al lector y que nos permiten vernos reflejados, que nos hacen sentirnos identificados con el personaje central, a pesar de que nuestra vida no tenga nada que ver con los acontecimientos narrados. Un ejemplo, tomado de la primera página de la novela. Se nos cuenta el momento en que Zarza comienza a despertar, y se da cuenta que está angustiada: «Porque se necesita cierto grado de confianza en el mundo y en uno mismo para suponer que la realidad cotidiana sigue ahí, al otro lado de tus párpados apretados, esperando con mansedumbre a que te despabiles». Frases subrayables, de atinados aforismos que resuenan en el lector. El corazón del tártaro quizá no sea una de las mejores novelas de Rosa Montero, pero aun así es una buena novela, y aunque tiene un pequeño problema de ritmo, la estructura es interesante y el final es, de verdad, estupendo.

. . . . . . . . . . . . . . .

El corazón del Tártaro. Rosa Montero. Alfaguara. 228 páginas.

. . . . . . . . . . . . . . .

Te puede interesar leer:





No hay comentarios:

Publicar un comentario